Romano Fenati
Romano Fenati, durante el GP de Catar de Moto3. Snipers Team

El japonés Kaito Toba ha sido el primer ganador de la temporada 2019 de Moto3, al imponerse en el GP de Catar al italiano Lorenzo Dalla Porta y al español Arón Canet, que partía desde la pole. Sin embargo, el gran protagonista de la prueba no ha sido ninguno de ellos.

O no al menos durante buena parte de la prueba. Romano Fenati, el polémico piloto italiano que fue excluido de Moto2 el año pasado y que vuelve al Mundial en la categoría pequeña, tuvo en su mano la victoria hasta los últimos instantes. Pronto demostró que la mala clasificación del sábado había sido un susto, y a base de vueltas rápidas se quitó de encima el pelotón intermedio hasta que, a nueve vueltas del final, se puso primero.

Nadie parecía poder con él, hasta que un malentendido le hizo perder la carrera y acabar duodécimo. A Fenati le avisaron por la radio de que se había pasado los límites de la pista, pero todo quedó en eso: un aviso. Él, sin embargo, entendió que había sido sancionado y por eso emprendió la nueva sanción que se estrena en las tres categorías esta temporada: la 'Long Lap Penalty'.

Este nuevo castigo consiste en que el piloto sancionado debe pasar por un nuevo carril lento en el exterior de una curva de cada circuito, delimitado por dos líneas blancas. Fenati se equivocó al recibir el aviso, y cumplió con ese castigo aunque no se lo habían impuesto, por lo que entregó la victoria cuando la tenía en la mano y se reincorporó en una duodécima posición a falta de pocas vueltas para el final, lo suficiente como para autodescartarse.

Toba fue el más listo al final, ya que aprovechó el rebufo de Dalla Porta en la larga recta del circuito de Losail para llevarse su primera victoria en el Mundial.

Baldasarri, 'in extremis'

Lorenzo Baldasarri, del equipo de Sito Pons, se llevó la victoria en la categoría de Moto2, en una resolución que casi necesita de 'foto finish'. Como ocurrió en Moto3, el largo rebufo que permite la recta de Catar hizo que Thomas Luthi llegase pegado a su rueda a los metros finales, pero finalmente se tuvo que conformar con el segundo puesto, por milésimas.

Quien sí ató el tercer puesto gracias a ello fue el alemán Marcel Schrotter, que le arrebató el bronce de la carrera a Remy Gardner, hijo del histórico campeón de 500cc Wayne Gardner. El mejor el español fue Augusto Fernández, que finalizó 5º.