Balones de fútbol
Varios balones de fútbol, durante un entrenamiento. Kiko Huesca / EFE

Una multa de 8.200 euros impuesta por la delegación de Hacienda por celebrar la rifa de un coche sin el pertinente permiso pone "al borde de la desaparición" al Muleño Club de Fútbol, conjunto que en la actualidad milita en la categoría Territorial Preferente de Murcia, tras haber estado durante muchos años en Tercera División.

El Muleño, siendo Antonio Fernández su presidente, sorteó el 30 de mayo de 2009 un vehículo utilitario con el fin de obtener fondos, pero la rifa se llevó a cabo sin autorización y sin que los promotores de la iniciativa quisieran dar cuentas de la operación a Hacienda.

La consecuencia es la multa de 7.000 euros que le fue impuesta al club y esa cantidad, al ser desestimado el recurso que presentó la entidad deportiva, se ha visto incrementada en 1.200 euros más por el consiguiente recargo al no ser abonada la cantidad estipulada.

El club de Mula, por cuya escalas inferiores pasó el jugador local Pedro León, futbolista que pertenece al Real Madrid y que está cedido en el Getafe, puede ver su fin por culpa de esta sanción, "que deja al club al borde de la desaparición", según ha advertido el club que ahora preside Antonio Requena.