La atención que despierta el duelo de este martes entre el París Saint-Germain y el Real Madrid se ha dejado notar en la reventa, en la que se han llegado a pagar 7.300 euros por una entrada.

A falta de unas horas para que dé comienzo el partido, está previsto que los precios aumenten para presenciar en el Parque de los Príncipes un duelo clave para ambos equipos, en el que los locales tienen como objetivo remontar el 3-1 que encajaron en la ida.

Muchos abonados del club se muestran en las redes sociales dispuestos a vender su entrada y financiarse así el precio total del abono anual. Las pocas entradas que salieron a la venta de forma oficial se agotaron por internet en unos pocos minutos.

Deportivamente, el partido viene marcado por las bajas que presentan uno y otro equipo: en el bando parisino la incógnita ahora es Mbappé, que podría dejar más huérfano si cabe el ataque parisino, ya mermado sin Neymar.

Mientras, Zidane ha llegado a París con toda la artillería pero con su timón a medio salir de la enfermería: Kroos y Modrid siguen entre algodones.