Real Madrid
Los jugadores del Real Madrid celebran un gol ante el Barça. EFE

El Real Madrid se impuso al Barça (2-1) en un 'clásico' con poco fútbol y ocasiones. Benzema adelantó pronto a los locales, pero Messi puso la igualada en el primer disparo azulgrana. Morata tuvo opciones de hacer el segundo, que no llegaría hasta la entrada de Cristiano Ronaldo. El portugués, suplente, revolucionó el encuentro en la segunda mitad. Antes del gol de Ramos, que daba la victoria, Morata y Ronaldo se toparon con Valdés y el palo. El portero azulgrana fue expulsado al finalizar el partido por increpar al árbitro.

Messi no falló en su cita con el gol, y van dieciséis jornadas seguidas

Con la sensación de que tan sólo el orgullo estaba en juego, ambos conjuntos saltaron a un repleto feudo madridista. José Mourinho alineó un once poco habitual. Sin Ronaldo ni Özil, con Morata escorado y Pepe en la medular. La herida abierta de la semifinal de Copa llevó a Roura a dar entrada a Villa y a Thiago, por el lesionado Xavi.

El Madrid se sintió cómodo con el Barcelona intentando recordar su monólogo. Así, a los seis minutos un balón llegó a los pies del canterano Morata. Alzó la cabeza y, desde la izquierda, se la puso a Benzema para que anotara el primero ante la mirada de Mascherano. Ningún conjunto había subido mucho las revoluciones, pero el gol relajó al club capitalino.

El gol pareció colmar sus expectativas. No así las de los blaugranas, que dieron un paso adelante. Sacaron a relucir, sin tanto brillo, los mecanismos que le han llevado a la gloria. Ello propició que no hiciera falta más que una oportunidad para igualar el choque. Dani Alves encontró a la espalda de Varane y Ramos a Messi. El argentino no falló en su cita con el gol, y van dieciséis jornadas seguidas. Con el empate en el electrónico, tanto los blancos como el Barcelona apostaron algo más por el juego ofensivo, sin llegar a echar un 'all in'. Así el partido cobró más lucidez. Disparó Kaka de media distancia. Mientras, un error en la salida del lateral Essien acabó con Messi en la frontal. Sin oposición. Se propuso colocarla en la escuadra, pero faltó precisión y sobró Diego López. La más clara fue para Morata. Envió un balón de Modric al lateral de la red en un cabezazo, con el grito de gol ahogado en la grada. Iniesta bailaba, Messi quería y Villa evidenciaba poco de entendimiento por la falta de minutos. Así, se llegó al descanso. I

Revolución de Ronaldo

Cuando Pérez Lasa indicó el inicio de la segunda mitad, los dos grandes equipos del fútbol español habían decidido invertir el ritmo. No dejar que el calendario formara parte de un duelo histórico, de alto voltaje. Una fiesta del fútbol que premia con la gloria al vencedor. En esa gloria pensó el Madrid y olvidó su posición retrasada en la Liga. Más aún cuando comenzó el tráfico en la banda. Salió Cristiano a calentar con la consecuente ovación del público.

Ronaldo rozó el tercero, pero se encontró con el largueroMientras, Mascherano probó desde el centro del campo y Pedro se infiltraba por la misma banda por la que calentaba el luso. Este ida y vuelta sirvió a Varane para sumarse al ataque. La joya de la defensa blanca, incorregible, se atrevió a incorporarse. Combinó con Callejón en una jugada que el gol merodeó a Valdés. Después llegó un violento disparo de libre directo del alegre Cristiano Ronaldo, repelido como pudo por el cancerbero catalán, que vio multiplicado su trabajo. En un mano a mano con Morata volvió a salir airoso.

El Barcelona volvió a evaporarse frente a la nueva propuesta blanca. El Bernabéu se mostró contento por ello, activo, como durante todo el choque. La sensación de gol se percibía en el Bernabéu. El Barcelona no existió, en parte por la fragilidad de una defensa sin su capitán. Fue en la salida de un córner cuando Ramos cabeceó libre de marca para adelantar a los suyos. Restaban siete minutos. El Madrid tocó de muerte a su eterno rival, inmóvil.

Ronaldo rozó el tercero, pero se encontró con el larguero. Los de Roura apelaron al orgullo en la recta final, pero sin resultado. Los 16 puntos se reducen a 13 y la sensación de que el Barcelona no pertenece a este mundo continúa alejándose, con la cita del Milan pendiente.

Ficha técnica

Real Madrid (2): Diego López; Varane, Essien, Sergio Ramos, Coentrao (Arbeloa, min 69); Pepe, Kaka (Khedira, min.58), Modric, Callejón; Benzema (Ronaldo, min.58) y Morata.

Barcelona (1): Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Thiago (Tello, min.85), Iniesta, Busquets; Villa (Alexis, min.68), Pedro (Adriano, min.85) y Messi. 

Goles: 1-0, min.7, Benzema. 1-1, min.18, Messi. 2-1, min.82, Sergio Ramos.

Árbitro: Pérez Lasa (C. Vasco). Amonestó a Sergio Ramos (min.50), Coentrao (min.60) y Morata (min.68), por parte del Real Madrid, y a Jordi Alba (min.55), Piqué (min.59), Thiago (min.64), Alves (min.91) e Iniesta (min.93), por parte del FC Barcelona. Una vez terminado el partido, amonestó a Víctor Valdés y posteriormente lo expulsó, con roja directa. -