Rafinha Alcántara
El centrocampista brasileño del FC Barcelona Rafinha Alcántara sale en camilla tras lesionarse gravemente la rodilla en el partido entre la AS Roma y el Barça. GTRES

Este miércoles, el centrocampista internacional brasileño del FC Barcelona Rafinha Alcántara sufría una grave lesión en su partido ante la AS Roma que lo tendrá apartado de los terrenos de juego durante, al menos, seis meses.

Rafinha, una apuesta personal y firme de Luis Enrique, entra a partir de ahora en el túnel oscuro por la grave lesión de rodilla, y la consiguiente recuperación, y la duda de cómo acontecerá todo cuando pueda regresar a un campo de fútbol.

Los hermanos Alcántara no ganan para sustos en estos últimos años. Al patriarca de la familia, Iomar do Nascimento 'Mazinho', quien un día encaminó los pasos de sus dos hijos (Thiago y Rafinha) hacia la Masia, se le viene el mundo encima después de haber sufrido durante más de un año las vicisitudes que debió padecer el mayor por una grave lesión de rodilla, con recaída, en el Bayern.

Recuperado ya Thiago (padeció una rotura de ligamentos de la rodilla derecha que le impidió jugar el Mundial), y siendo un jugador importante para Pep Guardiola, a Mazinho sólo le quedaba por disfrutar del pequeño y del crecimiento que a pasos agigantados estaba dando en un Barça donde Rafinha se ha ganado a pulso los minutos que juega.

Enviado un año al Celta, con Luis Enrique como técnico, el Barcelona lo repescó la pasada campaña, en la que llegó a jugar 25 partidos, veinte de titular; catorce de ellos, en la Liga, con once encuentros en el once de gala.

Ahora la progresión de Rafinha se frena en seco, justo en un momento en el que el Barcelona estaba negociando su ampliación y mejora de contrato, algo que se espera que se concrete en breve, y más después del varapalo que acaba de recibir el jugador.

La baja de Rafinha, además del problema personal, supone un grave contratiempo para el Barcelona, que se encuentra atrapado en la sanción de la FIFA que le impide fichar durante un año.

Mazinho también lo sufrió

El patriarca de los Alcántara ya saboreó el amargo sabor de las lesiones de larga duración. Cuando jugaba en el Celta de Vigo, en la temporada 99/00, Mazinho sufrió una grave lesión en el cartílago de su rodilla que lo mantuvo todo ese año apartado de los terrenos de juego.

Aunque Mazinho se recuperó, ya no volvió a la élite y estuvo jugando en Segunda y luego en su país, para retirarse dos años después.