Los periodistas radiofónicos
Los periodistas radiofónicos protestan por el veto de la Liga a retransmitir los partidos. EFE

El conflicto entre la Liga de Fútbol Profesional y las emisoras de radios se ha reabierto ante el fracaso de las negociaciones entre ambas y ha llegado a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), a la que Radio Nacional ha pedido que intervenga ante el bloqueo de la situación.

Las otras emisoras tomarán la misma decisión que la radio pública en los próximos días, ante el bloqueo de la negociación que, según su criterio, ha impuesto la Liga y ante la urgencia de resolver el conflicto antes de que comience la próxima temporada, han informado a Efe fuentes de Radio Nacional que conocen la posición común de las emisoras.

Acudir a la CMT no impedirá ampliar la demanda ya presentada por RNE contra la Liga de Fútbol Profesional

La iniciativa de la Radio Nacional ha trascendido esta mañana a través del programa de Juan Ramón Lucas en la emisora pública, "En días como hoy".

Las mismas fuentes han señalado que acudir a la CMT no impedirá ampliar la demanda ya presentada por la emisora pública contra la Liga de Fútbol Profesional, con quien persiste el conflicto, un camino que a su vez seguirán, previsiblemente, otras radios.

El pasado mes de abril el Gobierno estableció por decreto que las radios tienen derecho a entrar a los campos para informar, porque les ampara el derecho a la información de los ciudadanos, aunque deban pagar a la Liga por el uso de las instalaciones.

El Ejecutivo acababa así con la exigencia de la LFP de cobrar un canon por las retransmisiones de los partidos y con la prohibición de entrada a los recintos para ese fin que la Liga había impuesto a las radios.

La LFP respondió al decreto anunciando que las radios tendrían libre acceso y les instó a reunirse para "fijar de mutuo acuerdo la compensación económica" a la que le ha dado derecho el Consejo de Ministros.

Baile de cifras

Sin embargo, según las citadas fuentes, la Liga se ha limitado a plantear dos cifras cerradas, y además sin justificar ningún tipo parámetro sobre este precio: 456.000 euros por usar las instalaciones de los estadios para transmitir en vivo partidos de Primera División y 252.000 euros por Segunda.

Lo que las emisoras consideran más grave es que la LFP quiere cobrar otro precio, aparte de esas cifras, a negociar por separado con cada emisora, por permitir el acceso a las ruedas de prensa y a la zona mixta en la que entrevistar a los futbolistas, acceso que las emisoras consideran irrenunciable.

Después de dos reuniones, una con directivos y otra con abogados y técnicos designados por la LFP, y de un numeroso intercambio de correos sin ninguna variación sobre esta propuesta, las emisoras han asumido que las negociaciones están rotas.

Las fuentes citadas han informado a Efe de que a última hora de ayer enviaron un burofax a la CMT explicando que consideran que el proceso de negociación al que obliga el decreto se ha producido ya sin resultados, por lo que solicitan su arbitraje.