Deporte, fiesta popular o, simplemente, ganas de pasarlo bien. Cualquiera de esas cosas puede ser el Cheese Rolling en Cooper's Hill, en Gloucestershire (Inglaterra), un evento en el que, cada año, un montón de gente correr tras un queso rodante.

La gracia está en que el queso se tira por una pendiente que hace que coja una gran velocidad y los participantes se precipiten y caigan rodando, levantándose una y otra vez para acabar siempre revolcándose en el barro y rodando, como el propio queso al que hay que capturar.

Cada año participa más gente, y ya llevan años en los que llega gente de un montón de rincones del mundo para vivir esa experiencia en primera persona.

El pasado lunes se celebró la carrera de 2008, que se disputó en distintas categorías (mujeres, niños de menos de 12 años, niñas de menos de 12 años...).