Messi
El delantero argentino del FC Barcelona Leo Messi, durante el partido frente al Espanyol de la trigésima quinta jornada de la Liga de Primera División. EFE

El Espanyol y el Barcelona se miden este miércoles en el RCDE Stadium (21:00 horas) con la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, en un partido en el que ambos conjuntos llegan en momentos deportivos muy diferentes, pero que las emociones acaban encontrando cierto equilibrio por tratarse de un derbi.

A los españolistas se les presenta un reto mayúsculo, ya que tienen que frenar a un Barça embalado e imparable, que lleva 29 partidos seguidos sin perder y pisando fuerte en todas las competiciones, especialmente en la Liga, donde son líderes invictos, con solo tres empates cedidos.

La historia de los derbis en la Copa del Rey es claramente azulgrana, ya que en los anteriores dieciocho precedentes, el Espanyol solo ha doblegado en cinco ocasiones a los azulgrana, siendo la última en la edición 1960-61, en la que un doble triunfo blanquiazul (3-2 y 1-0) permitió al equipo perico entrar en cuartos.

Desde entonces, en los siguientes nueve emparejamientos, el Barça siempre ha pasado ronda, y sólo ha cedido una derrota y dos empates en dieciocho partidos. En el último pulso, hace dos temporadas, el Barcelona volvió a eliminar a su rival, en los octavos de final de la edición 2015-16, por una doble victoria (4-1 y 2-0).

El Espanyol ha sido incapaz de ganar el Barcelona en su nuevo estadio

Por otra parte, el Espanyol ha sido incapaz de ganar el Barcelona en su nuevo estadio (Cornellà-El Prat) desde que se inaugurase en la temporada 2019-10. Desde entonces, los españolistas sólo ha podido empatar tres partidos, tanto en Liga como en la Copa.

Los azulgrana inician el segundo tramo del campeonato con pie firme y, tras cerrar la primera vuelta de la Liga, vuelven a la Copa, donde se medirán en dos ocasiones a los españolistas, con los que se volverán a verse las caras en la Liga el 4 de febrero, también en el RCDE Stadium.

Copa en el Wanda

La Copa del Rey reencuentra este miércoles al Atlético de Madrid y el Sevilla, enfrentados por las semifinales de la Copa del Rey en un pulso de estilos y contrastes, entre el entusiasmo actual del equipo madrileño y la crisis del conjunto andaluz, pero los dos con la misma ambición en el torneo.

El enésimo desafío para uno y otro, con el peso de las estadísticas sobre el Sevilla, sin victoria en sus últimas diez visitas al Atlético, con seis triunfos locales y cuatro empates, y con la presión encima de ellos, porque los dos quieren el título y porque los dos sienten la necesidad por unas circunstancias u otras.

El conjunto rojiblanco porque su proyecto exige lo máximo, mucho más aún con las llegadas de Diego Costa y Víctor Machín, 'Vitolo', los dos titulares este miércoles en el once del técnico argentino Diego Simeone, cuyo equipo siempre le pone el máximo interés a un torneo que supuso hace un lustro el salto definitivo del Atlético.

El bloque andaluz porque aún rebusca su nivel y su regularidad. Mientras se lamenta en la Liga con tres derrotas consecutivas y cinco encuentros seguidos sin ganar, la Copa le ha ofrecido sus dos últimos triunfos, los dos contra el Cádiz en la anterior ronda, a la vez que da sus primeros pasos, aún a trompicones, la era Montella.

También en Mestalla

El Valencia recibe este miércoles en Mestalla al Alavés, en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, con el objetivo de allanar con un buen resultado el pase a las semifinales, si bien no se fía de la mala clasificación en LaLiga del conjunto vitoriano, actual subcampeón del torneo.

El conjunto dirigido por Marcelino, que ha recobrado en los últimos partidos la senda de la victoria, ha depositado muchas esperanzas en el torneo copero y confía en que un buen resultado en la ida desanime al Alavés, de cara a la vuelta, al estar inmerso en la lucha por la permanencia.

Para este encuentro, el técnico valencianista no podrá contar con los lesionados Jeison Murillo y Carlos Soler, ni con Ferran Torres, convocado con la selección española sub-19 para disputar un amistoso ante Italia.