El éxito de Alonso dispara la afición por los karts, un deporte muy caro

  • Muchos son los niños que inisisten a sus padres ser piloto.
  • Las licencias han crecido en España un 39,5% en cinco años.
Carmen Boix, durante una carrera.
Carmen Boix, durante una carrera.
RFEA

Desde que Fernando Alonso empezó a despuntar en la Fórmula 1 muchos padres han escuchado la frase "¡papá, quiero ser piloto!". Cada vez más niños, y también niñas, quieren empezar a competir en los karts y las licencias han crecido en España un 39,5% en cinco años.

Pero la competencia es enorme y los resultados requieren esfuerzo. Fran Rueda, campeón de España cadete, lo sabe bien: "Tengo carreras casi todos los fines de semana y cuando hay competiciones importantes, mi padre me lleva al circuito varios días antes para empezar a entrenar".

Luego toca recuperar las clases en el colegio, donde Fran estudia primero de ESO: "Tengo un profesor particular porque si no apruebo, mis padres no me dejan correr. Es la condición que me han puesto en casa".

Luego hay que estar preparado para verlas de todos los colores en la pista. "Hay muchos toques en las carreras y algunos pilotos juegan sucio. No saben adelantar y te golpean por detrás", explica Edu García, campeón de España alevín.

También chicas

Más complicado es hacerse un hueco en el kárting siendo chica, como Carmen Boix, que compite en categoría KF3: "Ahora me respetan más porque saben que soy un rival duro, pero hace unos años todos iban a por mí por ser chica".

Fuera de los circuitos se vive otra competición entre los sufridores papás. "He visto muchas broncas porque habían tocado al hijo de uno o del otro. Muchos padres van de expertos y deberían aprender de sus hijos. Ellos luchan en la pista y luego se van a jugar juntos al balón", afirma Eduardo, padre de Edu. El bolsillo paterno también sufre para financiar el caro deporte de los futuros Alonsos.

"Cada carrera cuesta unos 3.500 euros y para una temporada se necesitan 90.000. Dedicamos mucho tiempo a encontrar patrocinadores, viajar a las competiciones y estar encima de ellos para que tengan disciplina. Fran siempre se lleva algo de estudio a las carreras", cuenta su padre, Paco. "Tengo a tres hijos corriendo en los karts. Mis hobbies se reducen a sangrar a los conocidos que tienen pequeños negocios para que me ayuden con los patrocinios ¡Me estoy quedando sin amigos!", bromea Vicente, padre de Carmen.

Largo camino hacia la F1

Para llegar a la Fórmula 1 hay que recorrer un largo camino. «Es importante empezar cuanto antes y completar todas las etapas de formación», explica Carlos Abella, experto en kárting de la Federación Española.

  • Kárting: En España existen las siguientes categorías: Alevín (de 8 a 10 años), cadete (11-13) y KF3 (13-15). Es importante combinar estas competiciones con pruebas en Italia, la cuna del kárting.
  • Fórmula 3: "A partir de los 16 años las posibilidades son múltiples", comenta Abella. "El Campeonato de España de F3 es perfecto para la proyección internacional". Inglaterra, sin embargo, acoge las pruebas más prestigiosas de F3, donde triunfó Jaime Alguersuari.
  • World Series: Renault organiza la competición más prestigiosa, que puede ser un trampolín a la F1. Otras marcas también han creado sus campeonatos.
  • GP2 y Fórmula 2: La GP2, donde han ganado pilotos como Hamilton o Rosberg, es el paso anterior a la F1. También lo es la Fórmula 2, recuperada este año por la FIA y que ha coronado al madrileño Andy Soucek.

Pequeños campeones

Fran Rueda 100 x 100.Fran Rueda (Campeón de España cadete).

Malagueño. 12 años. Ha competido en Italia, la cuna del kárting, y la experiencia le ha servido para ganar el nacional cadete. «También he aprendido a hablar italiano. El inglés me lo enseñó un mecánico», dice.

Carmen Boix 100 x 100Carmen Boix (tercera en el Valenciano KF3).

Valenciana. 14 años. Primera chica en terminar entre los tres primeros el KF3 de su comunidad: «De pequeña jugaba más con muñecas, que con coches, pero con 11 años me subí a un kart y ya no me quise bajar».

Edu García 100 x 100Edu García (Campeón de España alevín).

Tiene 10 años y es de Tarragona. El automovilismo es su pasión: "Me gusta la velocidad, pero también la mecánica y hacer los reglajes del kart antes de cada carrera. No me pierdo un gran premio de Fórmula 1".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento