El piloto del Chapecoense, antes de estrellarse: "Estamos en falla eléctrica total, sin combustible"

Operativos de rescate trabajan en el lugar donde se ha estrellado el avión que trasladaba al equipo brasileño Chapecoense.
Operativos de rescate trabajan en el lugar donde se ha estrellado el avión que trasladaba al equipo brasileño Chapecoense.
@policiantioquia - TWITTER
Las cajas negras se han recuperado íntegras y a la espera de lo que revelen, se sabe que el aparato que se estrelló, cerca de Medellín (Colombia), llevaba poco combustible y que su piloto solicitó aterrizar de emergencia, pero la pista estaba ocupada y, finalmente, tuvo un fallo eléctrico general. Ahora, un copiloto de otro avión, que esperaba para aterrizar en el aeropuerto de la ciudad colombiana, ha relatado la conversación que tuvieron el comandante de la aeronave siniestrada y una de las controladoras antes del fatal accidente.

El piloto del avión de la compañía boliviana Lamia en el que viajaba el equipo de fútbol brasileño Chapecoense informó a la torre de control del aeropuerto de Medellín una "falla eléctrica total" y una escasez de combustible antes de estrellarse, según una grabación divulgada este miércoles por medios colombianos.

"Señorita, Lamia 933 está en falla total, falla eléctrica total, sin combustible", afirma una voz que se identifica como el piloto de la aeronave accidentada el lunes por la noche, en una grabación difundida por la cadena Blu Radio. Enseguida la torre de control le dice que tiene "pista libre", según la grabación.

"Pista libre y esperando lluvia sobre la superficie Lamia 933, bomberos alertados", responde la controladora aérea.

Poco antes, el piloto había solicitado "prioridad para la aproximación" y le pide en varias ocasiones que le indique "vectores la pista", es decir orientaciones para aproximarse lo más rápido posible al aeropuerto.

Al inicio de la grabación se escucha que la controladora de turno estaba dando prioridad a otra nave de la aerolínea Viva Colombia que tenía un problema por "una fuga".

Cuando el piloto de la aeronave de Lamia informó de la gravedad de su situación, la controladora desvió a otros dos aviones comerciales que estaban aproximándose al aeropuerto para que pudiera aterrizar el avión del Chapecoense.

"Emergencia de combustible señorita, por eso le pido de una vez curso final", le dice el piloto.

Las autoridades aeronáuticas confirman que no tenía combustible

Por su parte, las autoridades aeronáuticas colombianas confirmaron que el avión "no tenía combustible" en el momento del impacto. La falta de combustible es una de las hipótesis que se manejan para explicar el accidente.

"Podemos afirmar claramente que la aeronave no tenía combustible en el momento del impacto, por lo tanto iniciamos un proceso de investigación para poder establecer el motivo", dijo en rueda de prensa el secretario de seguridad de la Aeronáutica Civil (Aerocivil) de Colombia, Fredy Bonilla.

Bonilla recordó que las normas internacionales establecen que una aeronave debe contar con el combustible suficiente para cubrir la ruta y tener una reserva adicional, además de contar con un aeropuerto alternativo para aterrizar en caso de necesidad.

Explicó que esta reserva le puede garantizar a la aeronave una autonomía de vuelo adicional de 30 minutos.

Igualmente dijo que las condiciones meteorológicas en Medellín eran "óptimas" para que el avión hiciera su aproximación y aterrizaje.

Mientras tanto, el director del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia, Carlos Eduardo Valdés, dijo a periodistas que ya han sido identificados 59 cuerpos entre las víctimas mortales del accidente.

De esos 59 cuerpos, precisó, 52 son de nacionalidad brasileña, cinco bolivianos, un paraguayo y un venezolano.

"Las causas de la muerte en todos los casos se registró un trauma óseo y visceral severo propio de fenómeno de caída", dijo Valdés.

Otra conversación

Pilotos colombianos que a esa hora volaban hacia Medellín y escucharon en sus frecuencias de radio la conversación relataron que, efectivamente, el capitán del avión de Lamia informó a la torre de problemas eléctricos y de combustible.

Poco antes de perder el contacto, la controladora le dice que no tiene la altitud necesaria, a lo que el piloto dice que se encuentra a 9.000 pies.

Según expertos consultados por varios medios colombianos, esa altitud es insuficiente para pasar el Cerro Gordo, cercano al aeropuerto y contra el que se estrelló finalmente la aeronave, apenas a 17 kilómetros de la pista.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento