Álex Abrines
Álex Abrines. Captura de imagen

Uno de los fichajes estrella del FC Barcelona para el nuevo proyecto de Pesic de esta temporada es Álex Abrines. En su presentación como jugador culé, ya explicó los problemas con la depresión que sufrió durante su etapa en la NBA. Ahora, se siente liberado y en una entrevista con el diario Marca, ha explicado cómo afronta la nueva temporada y confiesa con más detalle lo que sufrió.

Este fin de semana se disputa la Supercopa ACB, para la que Pesic no le ha convocado. A pesar de ello, Abrines no tiene prisa por volver: "He tenido mucha irregularidad, sobre todo al comienzo de la pretemporada. Tampoco me estoy poniendo el listón muy alto. Necesito tiempo para volver a acostumbrarme, recuperar mi nivel y poder dar lo mejor para el equipo".

Abrines echa la vista atrás y reconoce que temió por su carrera deportiva: "Los primeros dos o tres meses no podía ni ver el baloncesto en televisión. Es algo que recuerdo mucho, que no podía, no podía y no podía. Por suerte conseguí superar esa etapa y ahora vuelvo con más ganas que nunca en mi carrera".

Respecto a las causas que le llevaron a ese estado, el alero no es capaz de identificarlas: "No hay un solo motivo, es un cúmulo de cosas. En Oklahoma estaba jugando mejor y, de los tres años que estuve, era cuando estaba jugando más minutos y con mejores números, pero estas cosas llegan cuando llegan. Puedes intentar buscar causas, pero lo importante es curarse e intentar que no vuelva a pasar".

Agradece a su entorno y a los Oklahoma el apoyo recibido: "Por suerte, mi mujer estuvo allí ayudándome durante todo este proceso y el tratar de superarlo fue también por ella. La hice sufrir mucho con esto. Los Thunder estuvieron de 10. Eternamente agradecido por ello."

Espera que su experiencia ayude a otras personas que pasan por la misma situación: "Haciendo público mi caso tampoco quería dar lástima y que la gente sintiera pena por mí. Yo sé que soy un privilegiado. Hasta que no te pasa una cosa así no te das cuenta de que el dinero no importa una mierda."

De cara a la nueva temporada, es consciente del nivel de exigencia al que serán sometidos, tras los fichajes de Mirotic o Higgins: "Montar un equipo con tanto nombre no significa que lo vayas a ganar todo. Puedes quedarte sin títulos o ganarlos todos".

Felicita a sus compañeros por la victoria en el Mundial y pide un deseo para el 2020: "Llevaban muchos meses de trabajo para ganarse la plaza y me alegro por ellos. Ojalá esté en los Juegos. Voy a trabajar para ello, por cuidar mi forma y por merecerme un puesto".