Pepu y Sáez
El seleccionador nacional de baloncesto, José Vicente 'Pepu' Hernández (i) junto al presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez (Efe). EFE

¿Entrenará Pepu Hernández a la selección de baloncesto en los Juegos Olímpicos de este verano en Pekín? La pregunta del millón después de un fin de semana de dimes y diretes.

Hace cuatro días, Pepu Hernández anunció su deseo de abandonar el banquillo de la selección. El presidente de la Federación, José Luis Sáez, comentó el lunes a 20 minutos que le molestaron "las formas y el momento" en el que se hizo pública (tras la primera semifinal de la Final Four de la Euroliga) pero hasta el momento (anoche se reunió con su director deportivo) no ha tomado ninguna decisión. En la mente del presidente no hay prevista una reunión entre ambos, "¿Para qué?", contesta.

Para Sáez, "si el seleccionador está única y exclusivamente con el equipo, seguirá. Él me ha dicho que no tiene ningún equipo y le creo".

El entrenador madrileño prefiere no hacer declaraciones y remite a su comunicado oficial. Pero los rumores apuntan a que Sáez podría destituir al seleccionador y a que Pepu podría estar muy cerca de Unicaja o Barcelona. Especulaciones que se avivan con las relaciones no demasiado buenas que siempre han mantenido, a lo que responde elpresidente: "Si fuera por las malas relaciones ya se habría ido".

No quiere otro 'caso Imbroda'

"¿Te gustaría un entrenador que tuviera dos empleos?", pregunta Sáez a 20 minutos cuando le preguntan si puede destituir a Pepu. "Eso me ocurrió a mí una vez, con Javier Imbroda en 2001. No fue bien admitido por los medios de comunicación, no nos fue bien en el resultado (5º puesto en el Mundial de Indianápolis 2002), no le fue bien al seleccionador, ni al equipo que lo fichó (el Real Madrid, acabó undécimo en la liga ACB)", asegura el presidente de la Federación, quien advierte: "No quiero otro caso Imbroda bajo ningún concepto".