Pepe Mel es destituido como entrenador del Betis y Juan Carlos Garrido será su sustituto

  • Los malos resultados han acabado con el despido del técnico madrileño.
  • Deja al Betis colista de Primera con solo diez puntos en 15 partidos.
  • Mel fue el técnico que ascendió al Betis y el año pasado lo metió en Europa.
  • Se despidió entre lágrimas: "Es la rueda de prensa que nunca quise dar".
  • Es el segundo entrenador destituido en la Liga tras Mendilibar en Osasuna.
  • Juan Carlos Garrido, ex del Villarreal, es su sustituto en el banquillo bético.
  • Numerosos aficionados, enfadados por la situación del equipo, han lanzado objetos contra la fachada del estadio y han roto una ventana de la sala de prensa.
Pepe Mel en una imagen de archivo.
Pepe Mel en una imagen de archivo.
EFE

Pepe Mel ha sido destituido como entrenador del Betis tras el empate del pasado sábado ante el Rayo Vallecano y los malos resultados del equipo, colista de la Liga y Juan Carlos Garrido (ex del Villarreal y Brujas) será su sustituto.

El hasta ahora entrenador del conjunto verdiblanco fue citado este lunes por la tarde en las oficinas del club en el Benito Villamarín, a las que accedió acompañado de su ayudante, Roberto Ríos, y al rato salió sin hacer declaraciones a los medios de comunicación.

Mel, que cumplía la cuarta temporada al frente del equipo bético, comparecerá este lunes por la noche en compañía del presidente del club, Miguel Guillén, en la sala de prensa del estadio Benito Villamarín para dar detalles de esta destitución.

Lo ascendió a la Primera División en su primera campaña, luego lo ha mantenido en la categoría y, en el pasado ejercicio, tras acabar séptimo, hizo que disputara la Liga Europa, en la que ha superado la fase de grupos.

El Betis no gana un partido en Liga desde el pasado 29 de septiembre cuando se impuso en Heliópolis por un solitario 1-0 al Villarreal y desde entonces sólo ha conseguido dos de los 24 puntos posibles, lo que le ha condenado a la última posición de la tabla con diez puntos, aunque a tan sólo tres de la salvación, con dos victorias y cuatro empates.

Los aficionados, muy encrespados por la situación del equipo, último en la clasificación tras quince jornadas de la Liga BBVA, se congregaron a las afueras de la tribuna principal del estadio bético y varias dotaciones de la Policía Nacional hicieron acto de presencia para evitar incidentes. Pese a ello, hubo lanzamiento de algunos objetos contundentes contra la fachada del estadio e incluso se llegó a romper un cristal de una de las ventanas de la sala de prensa donde ha transcurrido la comparecencia de despedida de Pepe Mel.

El conjunto verdiblanco, que en cambio ha conseguido sellar su pase para los dieciseisavos de final de la Europa League, afrontó una temporada complicada tras hacer una severa remodelación de la plantilla respecto a la que el año pasado consiguió clasificarse para competición europea al concluir séptimo y aprovecharse de la sanción del Málaga.

Así, jugadores de peso como Beñat, Cañas, Pabón o Campbell no continuaron en la plantilla, a la que también llegaron numerosos jugadores como Joan Verdú, Juanfran, Chuli o Cedrick que, de momento, no han conseguido firmar un buen inicio de un equipo que, además, apenas ha podido contar con su goleador, Rubén Castro. Esto se ha traducido en un pobre bagaje goleador, con 14 goles a favor, por los 30 encajados, 13 en los últimos cuatro partidos, entre ellos otra dolorosa goleada en el derbi de la ciudad ante el Sevilla.

Mel es el segundo entrenador destituido en la Primera división española, tras el despido de Mendilibar en Osasuna.

Mel se despide llorando

Pepe Mel, visiblemente emocionado y con la voz entrecortada por el llanto, ha afirmado en una comparecencia en el estadio Benito Villamarín que ésta era "la rueda de prensa que nunca quería dar", pero, pese a ello, ha dado las gracias a todos los que le han ayudado.

Mel, que compareció en la sala de prensa junto al presidente de la entidad, Miguel Guillén, y el secretario técnico del club, el serbio Vlada Stosic, ha estado escasos minutos en poder de la palabra al no poder hablar por la emoción, mientras que desde fuera del estadio se escuchaban los gritos de algunas decenas de seguidores béticos que le alentaban y que mostraban a su vez su disgusto y malestar con la gestión de los dirigentes y de la secretaría técnica.

"Esta es la rueda de prensa que nunca quise dar, pero uno es profesional y se debe a ello. Gracias al presidente, a los futbolistas por su implicación, a todos los que han trabajado con el equipo técnico, cuerpo médico, utilleros, los de la oficina ...", ha afirmado.

"Hemos pasado momentos buenos y malos y los hemos solventado, pero éste no ha podido ser. Quiero darle las gracias al beticismo en general, al bético de a pie y les pido por favor que el mismo cariño que han tenido conmigo se lo den al entrenador que venga. Gracias a todos", ha concluido el madrileño, quien se retiró de la comparecencia llorando y entre el aplauso de los asistentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento