Se prevé un verano duro en los despachos de La Romareda y no precísamente por el calor. La voracidad de los grandes clubes españoles y europeos se está dirigiendo hacia el vestuario del Real Zaragoza, poniendo seriamente en peligro la continuidad de algunos de sus jugadores. Habrá que ver si el nuevo propietario del conjunto aragonés, Agapito Iglesias, resiste los ataques externos y puede cumplir con su promesa de no vender a los hombres claves del equipo.

El capitán Gaby Milito es el objetivo más codiciado por los compradores y a quién más difícil será retener. «Gaby considera que su etapa en el Zaragoza ha terminado y que ha llegado el momento de que lo dejen salir», dijo el lunes su representante, Eduardo Gamarnik, consciente de que el Juventus le ha puesto sobre la mesa una suculenta oferta.

Su cláusula son 30 millones, pero el club italiano no ofrecerá más de 20.

Otra pieza codiciada es Zapater, objetivo de Real Madrid y Barcelona para la próxima campaña. El de Ejea sólo tiene diez millones de cláusula, aunque su amor a los colores puede propiciar que se quede, de momento.

También hay ofertas por el goleador Diego Milito, en la agenda de clubes como el Liverpool, el Barça o el Olympique de Lyon. El argentino, no obstante, parece dispuesto a continuar: «¿Ofertas? Yo lo que quiero es seguir aquí».

El Barça, que no para de apuntar a La Romareda, también piensa en Diogo, recién comprado al Madrid sin cláusula anti-culé como querían el club blanco. Aimar tiene ofertas en Turquía y Piqué será repescado por el Manchester United.