Orlando Duque
Orlando Duque salta desde la plataforma de 27m durante la final de salto de gran altura de los Campeonatos del Mundo de Natación. EFE

Había ganado nueve veces las World Series de saltos de gran altura, una competición que tiene más de espectáculo que de deporte, pero este miércoles el colombiano Orlando Duque se proclamó oficialmente campeón mundial de la especialidad.

La FINA ha incluido por primera vez los grandes saltos en el programa de unos Mundiales de Natación y, Duque, a sus 38 años ya puede presumir de ser el primer campeón oficial de la federación internacional en plataforma de 27 metros.

La FINA ha incluido por primera vez los grandes saltos en el programa de unos Mundiales de Natación

Lo hizo en el Moll de la Fusta, un enclave emblemático del Puerto de Barcelona, tras dominar las dos primeras rondas del lunes y ser el mejor hoy en el quinto y definitivo salto.

En ese momento de la verdad, en ese último salto en el que sus rivales flaquearon, Duque logró 142.80 puntos tras ejecutar de forma magistral un triple mortal con tres tirabuzones, para bañarse en oro.

Su gran rival, el británico Gary Hunt, que había quedado cuarto en la primera jornada, llegó a esa quinta ronda definitiva en primera posición, al firmar el mejor salto de la competición (170.10) en el cuarto turno.

Sin embargo, el cuádruple mortal con tirabuzón y medio que escogió para el quinto salto no entro limpio en el agua y Hunt tuvo que conformarse con la medalla de plata.

La cola de caballo

Duque y su característica cola de caballo habían vencido, por fin, al británico, el hombre que le arrebatado el título de las World Series los últimos tres años.

El bronce fue para el joven clavadista mexicano Jonathan Paredes, muy regular durante todo el concurso y que demostró que, si sigue con esta progresión, pronto podrá disputarle las victorias a hombres mucho más curtidos como Duque y Hunt.

El otro aspirante a subir al podio, el ruso Artem Silchenko, cometió un error en el último salto, donde quiso arriesgar más de la cuenta con una salida en equilibrio y una entrada ciega en el agua que fue defectuosa. Su error lo relegó hasta la sexta posición.