Marcelo y Parejo
Marcelo y Parejo, durante el Valencia - Real Madrid. EFE

El paso de los partidos cada vez deja más claro que el Real Madrid necesita una renovación importante de la plantilla y no unos simples retoques. Lo bueno que tiene la llegada de Zidane en este tramo final de la temporada es que el entrenador galo tiene un buen número de partidos –y de entrenamientos– para comprobar de primera mano cómo están los jugadores de la plantilla y cuáles de ellos deben de salir en verano.

Nada de dos gallos en el mismo corral. Zizou lo tiene claro, la temporada que viene «no habrá debate en la portería». Es decir, se acabó la convivencia entre Thibaut Courtois y Keylor Navas, uno de los dos no seguirá la próxima temporada.

En el único partido en el que Zidane tuvo que elegir, ante el Celta, se decantó por el costarricense, pero ello no implica necesariamente que sea el elegido, dada la apuesta que el club hizo por Courtois en verano. «Tengo contrato y quiero estar aquí. Vamos a ver qué pasa, si el mister me dice váyase, qué voy a hacer», dijo tras el partido en Valencia Keylor, que no pondrá problemas a una salida en el caso de que el galo así lo decida.

Tampoco está nada claro qué pasará con Luca Zidane. Si salen Navas o Courtois, se podría quedar como segundo portero, lo que sin duda originaría una fuerte polémica por su condición de hijo del técnico galo.

Dejando a un lado el 'caso Varane', pues es el galo el que está presionando con una posible marcha (posiblemente para lograr una subida salarial), las grandes dudas se centran en el lateral izquierdo, con un nombre como gran protagonista: Marcelo Viera.
El brasileño es por derecho propio un mito del Real Madrid, pero su flojísima (siendo generosos) temporada, le han puesto en el centro del debate. El problema con Marcelo es su mal estado de forma, que hizo que perdiera el puesto ante el canterano Reguilón con Solari en el banquillo.

Zidane le ha devuelto a la titularidad en el lateral izquierdo, aunque no se sabe si para comprobar su estado de forma, porque confía en que recupere su mejor versión o simplemente para ponerle en el mercado.

En la medular, el gran protagonista es Isco, también recuperado para la causa por Zidane. Titular en dos partidos –en los que marcó en ambos– y primer cambio en Valencia, es un jugador del gusto del galo y que supo sacarle gran rendimiento en su anterior etapa. Pese a ello, su gran cartel (se podría hacer buena caja por él) y su mala temporada no aseguran su continuidad en el Madrid.

El malagueño no es el único discutido, y habrá que ver qué pasa con jugadores hasta ahora intocables como Toni Kroos, Luka Modric o Casemiro y secundarios como Ceballos, Fede Valverde o Llorente.

Mucha atención en la delantera, porque la limpia puede ser importante. Se da por hecho que Gareth Bale saldrá, tanto por su rendimiento como para recaudar. Marco Asensio está siendo muy discutido y Mariano no es un jugador del gusto de Zidane ni como '9' suplente. Solo Benzema y Vinícius parecen tener asegurada su permanencia.