Olympiacos pone fin al sueño del Madrid, la Novena debe esperar

  • Los griegos repiten título en la Euroliga tras ganar al Real Madrid (100-88).
  • El equipo de Laso empezó de manera inmejorable, pero después se vino abajo.
  • La defensa griega y un gran acierto anotador hizo campeón a Olympiacos.
  • El noveno título de los blancos en el máximo torneo continental debe esperar.
El jugador macedonio del Olympiacos Pero Antic se cuelga en la canasta del Real Madrid en la final de la Euroliga.
El jugador macedonio del Olympiacos Pero Antic se cuelga en la canasta del Real Madrid en la final de la Euroliga.
EFE

La Novena debe esperar. El Real Madrid, pese a un gran comienzo de partido, no fue capaz de superar a Olympiacos en la final de la Euroliga. La consistencia griega superó al final al talento de los blancos.

18 años llevaban los madridistas sin jugar la final del máximo torneo continental. Aquel equipo que conquistó la octava Copa de Europa para el Real Madrid estaba cimentado alrededor de sus dos jugadores interiores, Sabonis y Arlauckas, y acompañados por jornaleros del baloncesto como Santos, Cargol o Antúnez, acabaron en aquella ocasión con Olympiacos. La historia no pudo repetirse.

Este nuevo e ilusionante proyecto es dimetralmente opuesto a aquel. Un equipo basado en el contragolpe, los tiros rápidos, buscando la máxima anotación posible y liderado por sus jugadores exteriores. El mejor ejemplo fue un primer cuarto de ensueño. Plenos de acierto, los madridistas encarrilaron la final gracias al acierto en los triples (5 de 6), el ritmo frenético y la intimidación de Begic (tres tapones). El 10-27 con el que acabó esos diez minutos deslumbró a toda Europa.

Pero el corazón de Olympiacos es indomable, como ya quedó claro en la final del año pasado. Los helenos apretaron los dientes, dispuestos a no ceder el partido tan pronto, y basados en su fortaleza defensiva comenzaron a reducir distancias. El banquillo griego funcionó y, liderados por el coloso Hines, el partido se apreto. Esta vez la entrada de Sergio Rodríguez no fue un revulsivo y el equipo de El Pireo se metió en la final. 37-41 fue el resultado al descanso, el arrollador inicio del Madrid había sido neutralizado.

La feroz defensa griega convirtió el partido en una guerra tras el descanso. Spanoulis hizo acto de presencia con tres triples casi consecutivos y el trabajo atrás de Olympiacos le colocó seis arriba. Sonaron las alarmas en un Madrid que parecía tocado tras una brutal falta a Mirotic no señalada, pero los blancos aceptaron la batalla física. Slaughter y Draper aportaron la garra que hacía falta y Rudy se echó el equipo a sus espaldas para igualar de nuevo el choque.

Todo se iba a decidir en el último cuarto, y en el momento decisivo el Madrid se vino abajo. Los constantes aciertos de Olympiacos, que pareció tocado por una varita mágica y lo metía todo, desmoralizaron a los de Laso, incapaz de encontrar respuesta al acierto arrollador de los helenos. Ataque a ataque, la moral blanca se iba minando ante la incapacidad de frenar el vendaval rojiblanco, un equipo trabajado y con más talento del que parece. Los 39 puntos anotados en los últimos diez minutos desbordaron al Madrid y le dejó sin el ansiado noveno centro continental. El talento en el grupo está, habrá más oportunidades.

- Ficha técnica:

100 - Olympiacos: (10-27-24-38) Law (20), Spanoulis (22), Powell (2), Printezis (5), Papanikolaou (5) - Quinteto inicial - Hines (12), Antic (10), Perperoglou (10), Shermadini (3), Sloukas (11), Gecevicius (-), Papanikolaou (5), Katsivelis (-).

88 - Real Madrid: (27-14-20-27) Rudy Fernández (21), Suárez (5), Mirotic (7), Begic (6), Llull (14)  - Quinteto inicial - Reyes (4), Rodríguez (17) Hettsheimeir (-), Carroll (5), Slaughter (9).

Árbitros: Guerrino Cerebuch (Italia), Ilija Belosevic (Serbia), Borys Ryzhyk (Ucrania). Antideportiva a Sloukas (m.30) y Rudy Fernández (m.39)

Incidencias: Final de la Euroliga de baloncesto disputada en el pabellón O2 Arena de Londres ante 15.169 espectadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento