San Antonio Spurs
Tim Duncan y Tony Parker, durante el segundo partido ante Cleveland. REUTERS
El aburrimiento y la falta de interés de las Finales de la NBA continuó en el segundo partido con un dominio completo de los Spurs de San Antonio que se impusieron por 103-92 a los Cavaliers de Cleveland y se pusieron con la
ventaja de 2-0 en la serie al mejor de siete.
La serie que se traslada al Quicken Loans Arena de Cleveland se reanudará con el tercer partido

La serie que se traslada al Quicken Loans Arena de Cleveland se reanudará con el tercer partido a disputarse el próximo martes y los Cavaliers esperan cambiar su suerte como sucedió en las finales de la Conferencia Este, que también las comenzaron con la desventaja de 0-2 ante los Pistons de Detroit.

Pero los Spurs no son los Pitons, ni tampoco sus jugadores el base francés Tony Parker, el escolta argentino Manu Ginóbili y el alero Tim Ducan tienen la misma motivación y definición que Chauncey Billups, Richard Hamilton y Rasheed Wallace.

Los tres de nuevo volvieron a ser la clave de la victoria al combinarse con una aportación de 78 puntos, mientras que la estrella de los Cavaliers, el alero LeBron James fue el máximo encestador de su equipo con 25 puntos, pero totalmente irrelevantes y sin ningún tipo de validez de cara a evitar la derrota.

Parker lideró, como hizo en el primer partido el ataque de los Spurs al conseguir 30 puntos (13 de 20 tiros de campo), mientras que Ginóbili lo apoyó con 25 (estuvo perfecto desde la línea de personal 11-11 y 4 de 6 triples) y Duncan dominó bajo los aros con 23 tantos, nueve rebotes y ocho asistencias.

"Hemos jugado confiando en nuestras posibilidades y sólo en los últimos siete minutos del cuarto, que fue cuando apretaron los Cavaliers sentimos algo de presión", comentó Parker.