Nástic-Zaragoza
El delantero argentino del Real Zaragoza, Diego Milito (d), avanza con el balón ante la oposición del defensa del Nástic Anibal Samuel Matellán (Efe). EFE
El Nàstic derrotó al Real Zaragoza (1-0) en un partido en el que se fue alternando el dominio del esférico, así como las oportunidades de gol, escasas para ambos conjuntos.

La victoria sirvió a los locales para seguir vivos en Primera, mientras que el Zaragoza ve como el sueño de la Champions queda en el aire durante una semana.

El Nàstic salió al partido motivado, como en las últimas jornadas, y se encontró con un Zaragoza totalmente dormido pero que reaccionó rápido en un partido abierto en los primeros minutos, con una primera oportunidad del defensa del Nástic, César Navas.

Las líneas de creación aragonesas estaban muy distanciadas, con lo que les era imposible penetrar en la maraña local si no era a través de un pase largo, que siempre repelía la defensa de Paco Flores.

Víctor rectificó

En la segunda mitad Víctor rectificó algunas posiciones de sus hombres, y juntó más las líneas de creación, lo que supuso que los aragoneses se hicieran, esta vez sí, con el control del partido. El Zaragoza empezó a tocar y tocar, y Sergio García tuvo una de las primeras oportunidades de la segunda parte.

Para los locales, Portillo falló la oportunidad más clara. Pinilla llevó la contra por la derecha, llegó a línea de fondo y centró. Allí estaba el de Aranjuez. Lo más difícil era fallarlo, y Portillo lo hizo cuando el estadio cantaba el gol.

El Zaragoza apretó los dientes y se fue para arriba, dejando evidente que quería conseguir los puntos como fuera. El Nàstic se defendía con uñas y dientes, y también creaba ocasiones de peligro, pero sin suerte.

Gol de Portillo

Víctor lo puso todo sobre el césped para apuntillar, dando entrada a Movilla y a Óscar, pero nunca llegó el equipo maño a dominar ni el esférico, ni el 'tempo' del encuentro. De hecho cada vez fue más a remolque, a merced de un Nàstic que evidenció en cada jugada de ataque su falta de calidad.

Milito tuvo una de las pocas oportunidades de la segunda mitad, no hizo demasiado más ofensivamente el conjunto aragonés, y lo pagó caro. Portillo marcó de cabeza tras un lanzamiento de esquina en una de las llegadas de los locales.

El equipo de Víctor se dio cuenta entonces de lo que había hecho, o más bien de lo que no había hecho, y se lanzó de forma desesperada hacia la portería de Bizzarri aunque sin resultado.

Ficha técnica:

1. Gimnàstic: Bizzarri, Calvo, Navas, Matellán, Marco, Campano (Rubén Castro, m.65), Chabaud, Generelo (Merino, m.76), Gil, Pinilla (Grahn, m.79), y Portillo.

0. Real Zaragoza: César, Diogo, Herrero, Milito, Juanfran, Celades (Movilla, m.61), Zapater, Sergio García (Ewerthon, m.61), Aimar (Óscar, m.71), D'alessandro y Diego Milito.

Gol: 1-0, m. 83: Portillo.

Árbitro: Fernández Borbalán, del colegio andaluz. Mostró cartulina amarilla a Aimar, Gabi Milito, Diogo y Portillo.