Nani Roma
El piloto español Joan 'Nani' Roma (Mini), en el Dakar 2019 MINI

Stepháne Peterhansel se reivindicó en la séptima etapa del Dakar 2019, el bucle de San Juan de Marcona, al imponerse por algo más de 4 minutos y medio sobre Nani Roma. Tanto el francés como el español son conscientes de que no tienen margen de fallo, algo que sí puede permitirse un Nasser Al Attiyah que aún es líder de la general en coches.

Peterhansel y Roma estuvieron acompañados en el podio del día por Carlos Sainz. El madrileño no tiene opciones de ganar, y de hecho son 5 horas y 15 minutos las que tiene de desventaja en la general, pero se ha empeñado en convertirse en el juez de las últimas jornadas, en las que nadie puede fallar. El ejemplo de que aún queda mucho por decidir fue Sebastien Loeb: tras ganar dos etapas consecutivas, este lunes se dejó casi media hora por una avería eléctrica en su Peugeot.

En la categoría de motos hay mucho más margen para las apuestas. Sam Sunderland se llevó la victoria de la etapa, mientras que Ricky Brabec, que fue tercero, recuperó el liderato. El gran perjudicado del día fue el chileno Pablo Quintanilla, que cedió 21 minutos y, con ello, el primer puesto de la general. Oriol Mena, 13º a más de hora y media del primer puesto, es el español mejor clasificado.

Farrés pierde sus opciones

Mientras todas las miradas estaban puestas en los coches y las motos, había otro español que tuvo más cerca que nunca conseguir su primer trofeo touareg. En su 13ª participación en el Dakar, aunque no en la categoría donde se ha ganado la medalla de 'leyenda' del Dakar (se la dan a todos los que han disputado más de diez), Gerard Farrés tuvo la oportunidad en la séptima etapa de dar un puñetazo en la mesa en la categoría Side by Side (SxS)... pero lo que el Dakar te da, el Dakar te lo quita.

El ex piloto de motos y su copiloto Dani Oliveras, que viene también de las dos ruedas y como Farrés del extinto Himoinsa Team, fueron segundos detrás del chileno Francisco 'Chaleco' López, que también fue uno de los grandes en las motos, hasta el WP4. Ahí, desapareció. No fue hasta casi dos horas después cuando hizo el siguiente paso por el quinto punto de control, pero con casi dos horas de retraso. Adiós al liderato (llegó a tener más de 40 minutos) y a su candidatura a victoria, salvo milagro en los tres días que faltan.

Y eso que el día se le puso inmejorable en los primeros kilómetros El ruso Sergei Kariakin, con el que Farrés peleaba por el liderato de la general, sufrió un accidente por el que dio varias vueltas de campana y dejó su coche destrozado, lo que le hizo quedarse sin opciones no sólo a victoria del día, sino también la posibilidad de pelear con Farrés en la general.