Nadal
Rafa Nadal gana su partido ante Davydenko en Shangai. (Reuters). REUTERS
El tenista español Rafael Nadal, que derrotó hoy al ruso Nikolay Davydenko y consiguió su clasificación para semifinales de la Copa Masters de Shangai, se mostró muy satisfecho con el resultado, y aseguró que fue uno de sus mejores encuentros de la temporada.

"Para mí fue un partidazo, uno de los mejores del año, porque he ganado jugando a un nivel muy alto, en pista cubierta, contra uno de los mejores jugadores del mundo y jugando a un gran nivel él también", declaró Nadal.

Fue un partidazo mental y físicamente


El jugador añadió que había superado los problemas de confianza de su primer partido del Masters, contra el estadounidense James Blake, y que si hubiera actuado el lunes pasado con la actitud de hoy, tal vez no habría sido derrotado. "Fue un partidazo mental y físicamente", repitió.

"Estoy en muy buena línea, y hoy ha sido uno de los días más felices para mí en los últimos meses", afirmó.

Ahora toca Federer en semis

Después de clasificarse, mañana se enfrentará contra el número uno del mundo, el suizo Roger Federer, por sexta vez esta temporada, y Nadal dijo ser consciente de que necesitará estar al cien por cien de sus capacidades para tener la posibilidad de llegar a la final.

"Federer está demostrando semana tras semana que es prácticamente imbatible", sentenció, "para mí está en el mejor momento de su carrera, aunque yo saldré a jugar, como siempre, con toda la ilusión, que eso no lo voy a perder mañana".

Federer es prácticamente imbatible; Está en el mejor momento de su carrera


Para Nadal, jugar contra el suizo siempre es un partido especial. "No lo voy a negar, porque él es el número uno del mundo, y un partido entre el número uno y el número dos siempre es una cosa bonita para el tenis", dijo.

"Sabe que está jugando a muy buen nivel y no le teme a nadie", elogió Nadal.

Aclaró sus molestias

El español explicó también la molestia por la que, al comienzo del tercer set, pidió tres minutos para que un fisioterapeuta le aplicara una crema calorífica en la base de la rodilla izquierda.

"No es una lesión, es una cosa del crecimiento", que se originó cuando tenía 13 años y que en ocasiones tiende a producirle molestias, pero la calificó como "nada importante" y dijo que, a pesar de todo, había alcanzado su mejor rendimiento "desde hacía mucho tiempo".