En la reanudación de la jornada tras un miércoles inédito por la lluvia, el número cinco del mundo fue de menos a más ante el 31 del ranking ATP, que le planteó excesivos problemas en un primer set que tuvo que decidirse en la muerte súbita.

De hecho, el balear cedió su servicio en el tercer juego del partido, aunque se repuso, en su cuarta bola de rotura del encuentro, con un 'contrabreak' después de una derecha a la red del tenista galo que hacía que todo volviese a empezar.

Nadal comenzó entonces a obligar a moverse de un lado a otro de la pista a su rival, que sin embargo devolvía todos los golpes. Aún así, consiguió romper su saque en el sexto juego, pero Simon seguía resistiéndose.

Hasta tres veces defendió bolas de 'break' en contra el manacorí, que no pudo evitar que en la cuarta el francés igualase la contienda. Así, el 'tie-break' dictó sentencia, y ahí se impuso la experiencia del español, que con un primer servicio que el galo, con una volea, mandó fuera cerró el parcial.

El comienzo de la segunda manga auspiciaba un camino plácido para el balear, que con roturas en el primer y el tercer juegos se puso con un cómodo 4-0. Un quiebre de Simon en el octavo retrasaba el alirón del manacorí, que en siguiente y al resto ponía fin al duelo en algo más de dos horas de juego.

Al de Manacor le restan también los dos duelos de dobles este jueves. Su rival en cuartos del individual será un Bellucci que contará con la condición de jugar ante su público y con el buen ritmo alcanzado en su camino. Para la cita con Nadal, el brasileño se impuso al número 13 del mundo, el belga David Goffin.

Bellucci inclinó el duelo a su favor en un primer parcial maratoniano, de más de una hora de duración y que se decidió en una eterna muerte súbita (7-6(10). En el segundo set, el tenista local no dio opción con su saque y logró un 'break' decisivo en el séptimo juego. Nadal ha ganado a Bellluci en las cinco ocasiones que se han medido.