Rafa Nadal
Rafa Nadal, feliz tras ganar su quinto Conde de Godó. EFE

El rey de la tierra batida, Rafa Nadal, se adjudicó en su club, el Real Club de Tenis de Barcelona, su quinto Conde de Godó consecutivo, su 35 título de la ATP y el cuarto de la temporada (Australia, Indian Wells y Montecarlo).

El manacorí superó en la final a su amigo David Ferrer por 6-2 y 7-5 en 1 hora y 46 minutos. El alicantino logró hacerle un 'break' en el segundo juego del partido, que colocaba el 1-1 en el marcador, pero de ahí hasta el 5-1 fue un suma y sigue de Nadal. Dos juegos más, uno para cada uno, y set para Rafa.

Una manga, que como reconoció tras el partido, "de las mejores" que el cinco veces campeón en Barcelona ha jugado sobre arcilla.

Pero David Ferrer no estaba dispuesto a que su rival se fuera de la pista sin sudar demasiado. El alicantino se metió en el encuentro, comenzó a devolverle casi todo a Nadal. El número uno del mundo le rompió el servicio en el undécimo juego, colocó el 6-5 en el electrónico, y decidió con su servicio.

"Espero veros el año que viene", dijo Nadal al público catalán al levantar el torneo, mientras que su amigo y rival también en la final del año pasado, quiso felicitar a Rafa por el título y bromeó: "Si el año que viene no llego a la final, felicitar a Nadal porque lo va a ganar". 

Ambos jugadores españoles emprenden mañana lunes camino a Roma, donde participarán en el Masters 1.000 de Roma.