Jose Luis Bouza
El alemán Ronald Verch (c) celebra su victoria en el podio junto al español Jose Luis Bouza (izda), que quedó en segundo lugar. EFE

La selección española de piragüismo ha concluido este domingo su participación en el Mundial 2010 con tres medallas, al sumar un oro el relevo masculino de K-1 integrado por Craviotto, Llera, Andrés y Rial, que se suma a las platas de Craviotto y Rial en K-2 200 y de Bouza en K-1 5.000.

La competición, que ha concluido en la ciudad polaca de Poznan, con la participación de setenta países, ha ofrecido novedades como la inclusión en el programa de competición de la distancia de 5.000 metros y el C-1 femenino, además de confirmar el relevo, cuya espectacularidad la ha convertido en una de las pruebas más festejadas por los espectadores.

La delegación española, que aspiraba a repetir las cuatro medallas obtenidas en el último Campeonato del Mundo, ha rozado el podio en otras dos pruebas, especialmente significativas por el potencial español en ambas, el C-1 1.000 de David Cal y el K-4 500 de Manchón, Smidakova, Molanes y Portela.