Estadio Santiago bernabéu
Aficionados del Real Madrid con bengalas, en el exterior del estadio Santiago Bernabéu, en una imagen de archivo. EFE

La Comisión Antiviolencia acordó declarar de alto riesgo el partido Barcelona-Atlético de Madrid, en el que se decidirá el título de Liga, y proponer multas de 3.500 euros para 91 aficionados radicales de Real Madrid y Osasuna, que protagonizaron una pelea el 26 de abril cerca del Santiago Bernabéu.

Según informó el ministerio de Interior, la propuesta de multa para los 91 aficionados radicales y violentos conlleva también prohibición de acceso a los recintos deportivos por un periodo de doce meses.

Los citados seguidores participaron en una pelea multitudinaria en los aledaños del Santiago Bernabéu con lanzamiento de piedras, sillas y otros objetos contundentes, lo que ocasionó diversos daños en el mobiliario urbano y en los vehículos allí estacionados y provocó una grave alteración de la seguridad ciudadana en las calles de Madrid cercanas al estadio madridista.

Entre las otras propuestas de sanción acordadas hoy, destaca una multa de 3.500 euros con prohibición de acceso a los recintos deportivos durante seis meses para dos aficionados que exhibieron pancartas a favor de la banda terrorista ETA en el partido Rayo-Athletic de Bilbao y otra, de igual cuantía y prohibición, a otro espectador de ese encuentro que lanzó un vaso de plástico a los furgones policiales y amenazó e insultó gravemente a los agentes al proceder a su detención.

Multa al Almería

En el apartado de clubes, Antiviolencia ha propuesto dos multas de 3.500 euros para el Almería por deficiencias en las medidas de control de acceso, permanencia y desalojo de espectadores en el partido de Liga frente al Betis. El equipo andaluz ya fue sancionado por hechos similares anteriormente.

Una de ellas es por permitir que se introdujeran y se encendieran varias bengalas de humo verde en el interior del estadio y la otra por no impedir que en el minuto 89, tras el tercer gol del equipo local, un grupo de aficionados invadiera el terreno de juego por los fondos, con ánimo de celebración, sin causar ningún tipo de daño.