Dos miembros de una familia con un final trágico idéntico.

Es la familia Kuhlman, en la que una madre y una hija han muerto en las mismas circunstancias... solo que con 22 años de diferencia.

Según publica la web del diario Marca, esta misma semana ha muerto Marguerite Kuhlman, una mujer de 68 años, exactamente en las mismas circunstancias que lo hizo su madre 22 años antes. De un infarto en un partido de los Blackhawks.

La hermana e hija de las fallecidas así lo explica, según recoge la web del diario deportivo. "Somos fans del hockey desde hace muchos, muchos años. La gente se ríe de nosotras porque somos mujeres mayores a las que nos gusta ir a ver los partidos.

Y es que la familia entera es abonada de toda la vida del equipo de sus amores, los Chicago Blackhawks.