Max Mosley quiere que Jean Todt le sustituya al frente de la FIA

  • El máximo dirigente dejará el cargo a finales de octubre.
  • Asegura que la candidatura de Vatanen no es tan fiable.
  • Considera que los buenos pilotos siempre salen de los karts.
El ex presidente de la FIA, Max Mosley, caminando por el paddock del circuito de Monza.
El ex presidente de la FIA, Max Mosley, caminando por el paddock del circuito de Monza.
ARCHIVO

El presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, ha expresado su confianza en que el francés Jean Todt sea su sucesor al frente del organismo a partir del próximo 23 de octubre.

A pesar de que Todt se ha esforzado en los últimos meses por desvincularse del actual jefe de la FIA, Mosley ha vuelto a mostrar su apoyo al francés en una entrevista que publica este martes el rotativo Evening Standard, en la que tacha de "retrasados mentales" a todos aquellos que le acusan de favorecer injustamente al francés, en especial a antiguos pilotos.

Preguntado por las personas contra las que dirige este calificativo, el controvertido responsable de la FIA no duda en dar un nombre: el ex piloto británico Jackie Stewart. "La creencia de que si uno gana un Gran Premio merece que su opinión sea escuchada es totalmente equivocada. Ellos (los ex pilotos) han conducido muy rápido, es cierto, pero no entienden la complejidad de este deporte", indicó Mosley.

Con esta rotunda afirmación, el británico refuerza su apoyo a Todt, el actual favorito, frente al otro candidato, el ex piloto finlandés Ari Vatanen.

Pase lo que pase, el hombre que ha dirigido el automovilismo desde 1993 dejará su cargo en algo menos de un mes, después de que la pasada primavera mantuviera un duro pulso con las escuderías a cuenta de su propuesta de reforma del reglamento para la presente temporada.

En su opinión, para descubrir nuevos talentos en la Fórmula 1 es fundamental invertir en instalaciones de karts para los más pequeños: "Lewis Hamilton empezó así, Ayrton Senna conducía karts a los seis años", reflexiona Mosley.

Asimismo, se enorgullece de haber conseguido "la mejor relación posible" con el propietario de los derechos de la Fórmula 1, su compatriota Bernie Ecclestone. "Bernie es el negocio, nosotros somos el deporte. La Fórmula 1 es como un restaurante y en la actualidad tenemos a un chef muy bueno, que lo está haciendo muy bien y lo está haciendo rentable, pero el restaurante sigue siendo nuestro", indica al rotativo.

Se ha sentido atacado en su vida personal

En lo que respecta a su vida privada, Mosley, hijo de un conocido líder fascista del Reino Unido, confiesa sentirse discriminado continuamente por el pasado de su progenitor, aunque matiza que después de tanto tiempo ha aprendido a no volverse loco por este tema.

"Hoy en día no está bien visto discriminar a alguien por su raza o sus creencias, pero se permite que a uno le condenen por lo que hizo su padre", lamenta Mosley, que en los últimos años ha ocupado las portadas de los diarios sensacionalistas británicos a cuenta de su controvertida vida sexual.

El jefe de la FIA señala que ha sido el mundo del automovilismo el que le ha ayudado a soportar esa discriminación, ya que en el deporte "se juzga a uno por sus méritos, sin más".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento