El presidente de la FIA, Max Mosley, ha vuelto a referirse a su orgía sadomasoquista, destapada por el tabloide británico News of the World, y lo ha hecho para defender su afición.

Mosley, de 68 años, explicó en el periódico The Guardian que practica el sado desde hace mucho tiempo y que no tiene ninguna intención de cambiar sus hábitos sexuales: "No puedes cambiar lo que eres".

"He estado haciendo esto durante 45 años, había sido muy cuidadoso y nunca me habían pillado", relata Mosley, que ha ganado el juicio contra News of the World y recibirá más de 77.000 euros de indemnización por airear su vida privada.

El directivo sí negó que su orgía tuviera connotaciones nazis, tal y como se afirmaba en News of the World: "El elemento nazi sería lo más bajo en la escala erótica, sobre todo por mis antecedentes", asegura en referencia a sus padres, que se casaron en casa de Joseph Goebbels y en presencia de Adolf Hitler.

También confiesa que "siente" el dolor de su esposa y explica que no considera "prostitutas" a las mujeres que participaron en su fiesta sexual.