El delantero del Real Zaragoza Diego Milito aseguró ayer que el partido del jueves contra el Barça «será especial» porque se enfrentará a su hermano Gaby, que ahora defiende la camiseta azulgrana. «Seguro que nos veremos cara a cara porque él es defensa y yo delantero», explicó Diego, quién también aseguró que los parentescos «se olvidan» en el campo: «Ya pedí que le sacaran una tarjeta cuando jugaba en Racing de Avellaneda y él en Independiente». La familia «tendrá el corazón dividido», apuntó el goleador zaragocista.