Pat McQuaid
Pat McQuaid, durante un acto público (EFE). EFE

El pasado 4 de octubre, Albert Soler, director general de deportes del Consejo Superior de Deportes (CSD), afirmó que Pat McQuaid, presidente de la Unión Ciclista Internacional –el hombre que durante los pasados Mundiales de Melbourne dijo: "España tiene un problema con el dopaje"– no sólo no dijo "exactamente" eso, sino que conocía "perfectamente que no hay mano blanda".

Este martes, durante la presentación del Tour, un acto eclipsado por la ausencia voluntaria de Alberto Contador, al que la UCI y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) investigan mano a mano por un positivo por clembuterol, el irlandés le quitó la razón a Soler.

Tenemos el mismo problema que en todo el mundo"No es la primera vez que digo que hay un problema de dopaje en España. Lo dije y lo creo", relató un McQuaid que reforzó su discurso confesando un contacto con autoridades deportivas españolas: "Me telefonearon y aceptaron que este problema existe y prometieron colaborar para mejorar las cosas".

"No sé quién le ha dicho esa tontería", calificó Luis Lucio, sorprendido jefe de prensa del Consejo Superior de Deportes. "En España, ni más ni menos, tenemos el mismo problema que en todo el mundo", defendía otra fuente del CSD que sí estaba al tanto.

McQuaid y el propio Tour se refirieron a Contador y su caso. "No podemos avanzar sin la AMA y sus expertos. Me apena no tener una conclusión ya, pero hay que dejarles trabajar", dijo el primero, que negó un trato de favor hacia el de Pinto: "La UCI no trata de cubrirle". "Estamos esperando –coincidió Christian Prudhomme, el director de la prueba–; ser sospechoso no significa ser culpable".