No hubo 'milagro' bosnio y España irá a la repesca

La selección española interpretó con acierto su papel de favorita en el duelo contra San Marino y firmó una clara victoria (0-6). Pero la lógica se impuso, no hubo 'milagro' bosnio en Belgrado y el equipo de Luis Aragonés tendrá que conformarse con la repesca como vía de acceso al Mundial de Alemania 2006.
Sergio Ramos, en un momento del partido (Foto: Reuters)
Sergio Ramos, en un momento del partido (Foto: Reuters)

Y no es poco premio si se tiene en cuenta la mediocre actuación de España en el torneo de clasificación.

El próximo viernes sabrá contra quién tiene que jugarse la vida

El próximo viernes sabrá contra quién tiene que jugarse la 'vida' para no perderse una fase final de la Copa del Mundo por primera vez desde 1974.

Pocos podían imaginar hace sólo un año, cuando comenzó la andadura de la selección española en la fase previa mundialista, que el último partido, en San Marino, iba a ser tan trascendente para los de Luis Aragonés. Se daba por hecho que el visado de entrada a Alemania estaría sellado mucho antes.

Pero España no hizo los deberes a su tiempo, y esta noche un partido contra la selección que ocupa el puesto número 161 en la clasificación de la FIFA, repleta de estudiantes y empleados, sin ningún profesional en sus filas, se convirtió en un duelo a 'vida o muerte' para los españoles.

Condenada a la repesca

La clasificación de España, sin embargo, no sólo estaba en juego en Serravalle, también se decidía en Belgrado. Allí, Bosnia Herzegovina cayó ante Serbia y Montenegro (1-0), con gol de Kezman, que se ha convertido en el verdugo del equipo español, y la selección de Luis Aragonés quedó condenada a la repesca.

El guión del partido entre sanmarinenses y españoles sólo tuvo interés por lo que suponía el envite para los de Luis Aragonés. Historia futbolística hubo poca que contar.

España al ataque desde el pitido inicial, en busca en una goleada que le daba opciones de ser primera de grupo, y San Marino replegada delante de su portero para tratar de contrarrestar el asedio.

De defender, no había que preocuparse demasiado

El seleccionador español, como se preveía, diseñó una alineación 'nueva' respecto a la que jugó en Bélgica. Hizo seis cambios y, como no podía ser de otra manera ante un rival tan débil, apostó por un equipo con jugadores de clara vocación ofensiva como De la Peña, Raúl, Reyes, Torres y Villa. De defender, no había que preocuparse demasiado.

Antonio López se estrenó como goleador en el equipo nacional en el primer minuto de juego, con un zurdazo desde fuera del área que sorprendió a Federico Gasperoni, y España confirmó de inmediato la fragilidad de su rival.

Fernando Torres aumentó la cuenta en el minuto 10 con un disparo cruzado, tras un gran pase de Reyes, y Sergio Ramos firmó el tercero a la media hora tras resolver un barullo dentro del área.

También fue el primer gol del defensa madridista con la camiseta de la selección. España, sin embargo, no jugó bien pese a su aplastante superioridad. De la Peña, Raúl y Reyes, los tres hombres situados por detrás de la línea de ataque, no estuvieron acertados en la distribución, se atacó muy poco por las bandas y eso facilitó la labor destructiva de San Marino.

El partido en Serravalle terminó cinco minutos antes de que finalizara el de Belgrado y España está otra vez está condenada a jugar a la lotería de la repesca. Ya le sucedió lo mismo hace dos años, cuando tuvo que enfrentarse a Noruega por un billete para la Eurocopa de Portugal 2004. La selección española camina peligrosamente al borde del precipicio desde hace tiempo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento