Manchester United
El jugador del Manchester United Michael Owen celebra su gol contra el Barça junto a su compañero Tom Cleverley en torneo amistoso 'Herbalife World Football Challenge' en Landover, Maryland (EE UU). Hyungwon Kang / REUTERS

El Manchester United cerró con broche de oro su gira de cinco partidos amistosos por Estados Unidos con el triunfo por 2-1 ante el FC Barcelona, en un duelo a modo de revancha de la pasada final de la Liga de Campeones de la UEFA.

Nadie había dicho que el partido correspondiente al torneo amistoso 'Herbalife World Football Challenge' se tratase de una revancha seria, ya que ambos equipos están con bajas en la pretemporada, pero los dos conjuntos querían conseguir la victoria, y a eso salieron dispuestos al césped del FedEx Field.

Mientras que el entrenador del Manchester United, Alex Ferguson, se decidió a darle descanso a la mayoría de los jugadores que habían disputado el miércoles, en Harrison (Nueva Jersey), el Partido de las Estrellas, Josep Guardiola hizo lo propio con los jóvenes valores del filial.

Las bajas por lesión de Carles Puyol, Xavi, Gerard Piqué y Maxwell, forzaron a Guardiola decidirse por los jóvenes como Andreu Fontàs, Jonathan Dos Santos y la nueva perla del equipo, Thiago.

De inmediato se vio que el Manchester United, que tuvo en la portería de titular al exarquero del Atlético de Madrid, David De Gea, estaba mucho más en forma que el Barça, al tener el dominio del balón en el centro del campo; a los 22 minutos el portugués Nani, desde dentro del área, marcaba el 1-0 a pase de Danny Welbeck, con el que iba a concluir la primera parte.

Oportunidades de gol bien aprovechadas

Ninguno de los dos equipos creó más oportunidades claras de gol, pero fue el Manchester United el que estuvo más cerca de haber conseguido el segundo.

Sin embargo, en la segunda parte, y a pesar de los cambios que realizó Guardiola (al dar entrada a más canteranos), el equipo campeón de Europa respondió con su mejor fútbol, y fruto de ese control del balón y buenas triangulaciones llegó el gol del empate.

Se cumplía el minuto 70 y Thiago, que confirmó que puede ser el mejor fichaje que ha hecho este verano el Barcelona, controló el balón, y desde fuera del área, disparó con la pierna derecha para darle un gran efecto al balón, que se coló por la escuadra izquierda del marco defendido por De Gea, que ni se movió.

El gol hizo justicia al esfuerzo que había realizado el FC Barcelona, y sobre todo a la lucha de los jóvenes valores, que trataron de tú a tú a la figuras del Manchester United, que también realizó numerosos cambios en la segunda parte.

Sin embargo, el equipo inglés fue el que volvió a tener las ideas más claras en el fútbol de ataque. Además, se encontraron con un balón perdido por la defensa del Barcelona, que aprovechó de forma magistral el veterano Owen, exjugador del Real Madrid, que se plantó solo ante Valdés y lo superó a media altura sin problemas para el 2-1, que iba a ser el definitivo.

El propio Owen, en el tiempo de descuento, no supo aprovechar un pase de Gabriel Obertan, y solo ante Valdés envió el balón fuera en lo que pudo haber sido el tercer gol del Manchester United, que no se vengó, pero si se reivindicó con un mejor fútbol que el que realizó el actual campeón de Europa.

Los grandes ausentes

El Barcelona echó en falta las ausencias de los jugadores latinoamericanos que participaron en la pasada Copa América, pero especialmente al argentino Lionel Messi. La bajas de Xavi, Puyol y Piqué se notaron en el juego del Barça, que a pesar de la derrota demostró su condición de campeón.

El partido se disputó en el FedEx Field, de Landover (Maryland), ante 81.807 espectadores, la mayor entrada que se ha registrado en el área metropolitana de Washington para un encuentro de fútbol.

El triunfo permitió al Manchester United concluir invicto su gira de cinco partidos amistosos por Estados Unidos, mientras que el FC Barcelona la empezó con derrota en el primero de los tres encuentros que va a disputar en el país norteamericano.

El próximo partido amistoso del Barcelona en su gira por Estados Unidos será en Miami, el 3 de agosto, mientras que el Manchester United regresa a Inglaterra.