Manchester City
Kevin de Bruyne celebra su gol al Watford en la final de la FA Cup. EFE

El Manchester City completó este sábado el póker de títulos nacionales: no hay competición nacional que haya dejado escapar esta temporada. Seis días después de conquistar la Premier League, el equipo de Pep Guardiola aplastó (6-0) al Watford en la final de la FA Cup. Previamente, se había impuesto también en la Community Shield y la Copa de la Liga.

El City dominó de punta a cabo, amenazado eso sí por la velocidad de Deulofeu, que en una ocasión dejó a Pereyra mano a mano con Ederson. El portero brasileño evitó el 0-1 y minutos después el Watford reclamó penalti por mano de Kompany.

Poco antes de la media hora, Kiko Femenía perdió la marca con Silva, Cathcart rompió el fuera de juego y el español remató con la zurda para batir a Gomes. Los ánimos del Watford se tumbaron. El equipo de Xabi Gracia había recibido muy rápido el golpe y no pudo asimilarlo. Trece minutos después, Bernardo Silva filtró una magnífica pelota a la espalda de Femenía, Gomes se pasó de frenada y Gabriel Jesus la pinchó para poner el segundo.

La final estaba sentenciada. Las esperanzas del Watford se desinflaron y la historia del City se escribió poco a poco. Lo intentó hasta el final el equipo londinense, con más corazón que otra cosa y cuando dejó espacios le llegó el crudo final. En una contra, Kevin de Bruyne, que ingresó desde el banquillo, dejó sentado a Gomes y definió a portería vacía.

Minutos más tarde, fue De Bruyne el que dejó solo a Gabriel Jesus anteGomes para que completara su doblete. Sterling fue el encargado de definir la goleada con un doblete en los últimos minutos de partido.