Cristiano Ronaldo
El penalti malogrado por Cristiano Ronaldo. (Reuters)

Casi tres horas tardó en decidirse al campeón de la Liga de Campeones. Fue el Manchester y el Chelsea tendrá que seguir gastándose dinero si quiere triunfar. Los penaltis decidieron, aunque los ‘blues’ quizá merecieron algo más.

En la primera tanda de penas máximas -donde se lanzan cinco penaltis- marcaron todos a excepción de Cristiano Ronaldo y John Terry. El portugués lanzó el tercero, hizo una paradinha antes de lanzar y no engañó a Cech. Se vio obligado a disparar y lo hizo mal. Pero le arregló el fatídico lance Terry, que lanzaba el último. Si hubiera marcado serían campeones, pero la mandó fuera. Terrible para el capitán, que lloraba amargamente.

Se tiró el sexto y no hubo fallos. En el séptimo acabó todo. Anelka disparó un penalti algo fácil y Van der Saar no falló. Bajo una intensa lluvia, el Manchester volvió al trono de Europa, aquel que ya conoce de sobra Ferguson, pero no casi todos los jugadores que estaban bajo su mando.

La prórroga

La prórroga no decidió nada. Drogba fue expulsado por roja directa por un manotazo leve en los últimos minutos. El cansancio hizo mella en ambos equipos porque el partido fue muy físico desde el comienzo.

La voz cantante fue para el Chelsea y Lampard llegó a estrellar un balón en el larguero. Pero también tuvo alguna ocasión buena el Manchester, que acabó presionando más en la recta final del tiempo extra. John Terry salvó una buena ocasión y Cristiano Ronaldo estuvo tirando de los suyos, juno a un sacrificado Tévez. Pero todo fue inútil.

90 minutos intensos para un 1-1

Al partido le faltó intensidad al comienzo. Se jugaba con balones largos y el Chelsea, sin esperar atrás, lo intentaba ante un Manchester que parecía faltarle calentamiento.

Pero Cristiano Ronaldo empezó a carburar, se escapó con un buen regate y puso un pase al área que a punto estuvo de rematar Hargreaves. Corría el minuto 8. El Chelsea reaccionó y empezó a cercar a Van der Saar, pero le faltaba algo de profundidad a los ‘blues’.

En el minuto 26 llegó el gol del Manchester. La jugada empezó en la banda, Brown puso un gran centro con la zurda a la cabeza de Cristiano Ronaldo y el portugués, de un testarazo impecable mandó el balón a la red.

Cristiano Ronaldo no se amilanó y puso el primer gol con un cabezazo impecable

El Chelsea se puso las pilas y presionó más. En un fallo de Ferdinand estuvo a punto de llegar el empate, pero poco después el cerco llegó a la portería de Cech, que salvó dos ocasiones, una de Tévez y otra de un disparo duro de Carrick. La final cobraba la emoción debida y Cristiano estaba a tope.

El Manchester tuvo el 2-0 en sus manos, Tévez estuvo a punto de rematar un buen centro de Hargreaves con fallo de Makelele. La intensidad del Chelsea tuvo su premio poco después, justo antes de acabar la primera parte. Un rebote de un chut de Essien se lo dejó fácil a Lampard, quien no perdonó. 1-1.

La segunda parte empezó con los dos equipos buscando el gol con ganas. Cristiano estaba fino, pero no es un líder de ataque. Los contragolpes del Chelsea en velocidad eran más peligrosos. En uno de ellos Essien dispuso de un tiro a media distancia que bien pudo hacer el segundo tanto.

Otro tiro de Ballack y el Manchester empezó a asustarse de veras. El dominio era del Chelsea, los hombres de Grant estaban aleccionados en disparar todo lo que pudiesen. Los de Ferguson se complicaban demasiado para llegar a puerta.

A falta de media hora para acabar el partido merecía el gol el Chelsea, los centrales del Manchester hacían aguas. Era el momento de Cristiano Ronaldo y el portugués lo intentó por donde hacía más daño, la banda izquierda. Forzó un saque de esquina y estuvo a punto de rematar de cabeza.

Después vino la jugada polémica. Posible penalti a Malouda muy protestado, pero no fue. El árbitro acertó y eso que el partido no era fácil, hubo tortas en el área y codazos duros. El Chelsea se empezó a cansar a 10 minutos del final, pero antes Drogba -casi desaparecido- dejó su sello con un impresionante tiro que dio en el poste.

La respuesta en el otro área la dio Tévez. Faltaba acierto y quedaban pocos minutos. Cristiano siguió dando guerra y mandó otro centro envenenado. Esta vez no pudo enganchar el gol Rooney. La prórroga iba a marcar un intenso partido.

Ficha técnica:

1 - Manchester United
: Van der Sar; Evra, Vidic, Ferdinand, Brown (Anderson, m.120); Park, Carrick, Scholes (Giggs, m.86), Cristiano Ronaldo; Tévez y Rooney (Nani, m.101).

1 - Chelsea: Cech; Essien, Carvalho, Terry, A.Cole; Lampard, Ballack, Makelele (Belleti, m.120), Malouda (Kalou, m.92); Drogba y J.Cole (Anelka, m.98).

Goles: 1-0, min.26: Cristiano Ronaldo. 1-1, m.45: Lampard.

Lanzamientos en la tanda de penaltis: marcaron por el Manchester: Tévez, Carrick, Hargreaves, Nani, Anderson, Giggs. Falló Cristiano Ronaldo, el tercer lanzamiento. Marcaron por el Chelsea: Ballack, Belleti, Lampard, A.Cole, Kalou. Fallaron Terry, el quinto lanzamiento, y Anelka, el séptimo.

Árbitro: Lubos Michel (Eslovaquia). Expulsó con roja directa a Drogba (m.115) y amonestó con tarjeta amarilla a Scholes (m.20), Makelele (m.20), Ferdinand (m.43), Carvalho (m.45), Vidic (m.110), Ballack (m.115), Tévez (m.115) y Essien (m.118).

Incidencias:
final de la Liga de Campeones disputada en el estadio olímpico Luzhnikí de Moscú. Lleno a rebosar (70.000 espectadores). Temperatura ambiente (14 grados y 96 por ciento de humedad) e incesante lluvia.