Con el traspié del jueves en la visita a Eslovaquia todavía visible por e retrovisor, en el marco de debates extradeportivos y peticiones de renovación posteriores, la selección española retomó su marcha hacia la Eurocopa de Francia 2016 con una victoria en su visita a Luxemburgo. Un triunfo balsámico (0-4) porque la selección si concretó en la portería rival su mayor superioridad sobre el rápido césped del Gran Ducado; pero también, acaso sobre todo, porque Diego Costa se estrenó como goleador de la selección en su séptimo compromiso internacional. Un gran respiro en el Gran Ducado.

Alcácer prolongó su hechizo con la absoluta al firmar su tercer gol en otros tantos partidos oficialesEl hispanobrasileño, ocho goles con el Chelsea en la Premier League, había prolongado la incertidumbre hasta más allá del descanso pese a mostrarse muy activo, siempre dispuesto a la asociación y la prolongación y bendecido con hasta siete ocasiones claras, de cabeza, con el pie, en carrera o más en estático. En la segunda parte, cuando posiblemente andaba más desaparecido, el estreno del ariete llegó tras una embarullada jugada que arrancó en un saque de falta botado por Koke, un mal despeje y un par de imprecisos peloteos de Piqué y Busquets dentro del área chica local.

Un gol descongestionante, en lo anímico y en lo mental, que llegó con el partido más que encarrilado para los intereses de España. Porque la selección había cuajado un buen primer tiempo en el que, avalada por su poderío en la posesión, anclada en más de un 70%, supo gestionar la abnegada labor defensiva de Luxemburgo sin padecer en exceso sus intentos de contragolpe. Los de Vicente del Bosque supieron frenar su persistencia por un centro demasiado poblado para tantear más las bandas (sobre todo por el lado de Carvajal) o, incluso, la suerte no tan explotada del balón en largo, con los réditos de la segunda jugada. De un balón de Koke buscando a Diego Costa que repelió un defensor luxemburgués, allá por el minuto 26,  el canario Silva abrió la cuenta de un zurdazo.  Y al filo del descanso, el muy activo Paco Alcácer (un jugador muy interesante) prolongó su hechizo con la absoluta al firmar su tercer gol en otros tantos partidos oficiales después de una gran jugada de elaboración con descarga por la banda derecha.

El gol de Costa, mediado el segundo tiempo, vino a despejar  los peores minutos de España. No por sufrimiento, sino por espesura creativa, solo rota por un disparo lejano de Iniesta (min 50) o un cabeceo de Alcácer (min 56). No sería, sin embargo, este momento en el que Luxemburgo más tantearía a De Gea, solvente en su titularidad y sin mucho trabajo. La gran ocasión local, realmente en el contexto de un par de jugadas enlazadas, llegaría en un cabezazo de Gerson en el minuto 80 que se marchó fuera. Con los cambios España volvería a dar un paso adelante y, tras una gran asociación entre Alcácer, Rodrigo y Bernat, el jugador del Bayern, debutante con la absoluta, firmaría el 0-4 definitivo.

Ficha del partido

0 – Luxemburgo: Joubert; Chanot, Jänisch, Jans, Philipps, Gerson, Martins (David Turpel, min 60), Mutsch (Deville, min 85), Holter, Da Mota (Payal, min 74); Bensi.

4 – España: De Gea; Carvajal, Piqué, Bartra, Alba; Busquets, Koke;_Iniesta, Silva; Alcácer y Diego Costa.

Goles :0-1 (min 27): David Silva; 0-2 (min 42): Paco Alcácer; 0-3 (min 68): Diego Costa; 0-4 (min 88): Juan Bernat.

Árbitro: Pawel Gil (POL). Mostró cartulinas amarillas a Holter (min 42), Diego Costa (min 62), Piqué (min 74), Jans (min 91).

Incidencias: tercer compromiso del grupo C de la fase de clasificación para la Eurocopa Francia 2016, celebrado en el estadio Josy Barthel. Unos 7.800 espectadores.