LeBron James no dio ninguna oportunidad al equipo equipo propiedad del legendario Michael Jordan
LeBron James no dio ninguna oportunidad al equipo equipo propiedad del legendario Michael Jordan. EFE

El alero LeBron James encabezó el ataque de los Heat de Miami, que se impusieron a domicilio por 98-109 a los Bobcats de Charlotte en el cuarto partido de la eliminatoria de la primera ronda de la Conferencia Este, que barrieron por 4-0 al mejor de siete y consiguieron el pase a las semifinales.

Los Heat, actuales bicampeones de liga, se convierten en el primer equipo de la NBA que logran la clasificación sin haber perdido ningún partido. Su rival saldrá del ganador de la eliminatoria que disputan los Raptors de Toronto contra los Nets de Brooklyn, que está empatada a 2-2.

James se lesionó en el tercer periodo el músculo superior de la rodilla derechaJames siguió sin tener rival en el uno contra uno y además realizó una gran labor de equipo al conseguir 31 puntos (10-19, 1-5, 10-12), capturar siete rebotes, todos defensivos, repartir nueve asistencias, recuperar tres balones, perder dos y poner un tapón en los 43 minutos que disputó.

El jugador estrella de los Heat anotó 19 puntos en la primera parte, antes que se lesionase en el tercer periodo el músculo superior de la rodilla derecha, cuando chocó con el pívot congoleño Bismack Biyombo, en una penetración que hizo a canasta.

James se recuperó y se mantuvo como el líder del ataque de los Heat, que buscan revalidar el título de campeones por tercera temporada consecutiva.

El pívot Chris Bosh también destacó en el juego ofensivo de los Heat, al aportar 17 puntos (7-12, 1-2, 2-3), ocho rebotes y tres asistencias.

Mientras que el escolta Dwyane Wade, que sigue en el proceso de adquirir su mejor nivel de juego, llegó a los 15 tantos, dos más de los que tuvo el base reserva Norris Cole (13), que surgió con el sexto jugador de los Heat.

Problemas con las personales

Wade también tuvo problemas con las personales y eso le impidió que tuviese más protagonismo en la ofensiva de los Heat, que ganaron el vigésimo partido consecutivo en los duelos contra los Bobcats.

El base titular Mario Chalmers logró 10 puntos y completó la lista de los cinco jugadores de los Heat que tuvieron números de dos dígitos, mientras que como equipo lograron 50 (39-78) por ciento de acierto en los tiros de campo, comparado al 51 (35-69) de los Bobcats.

La ausencia del pívot titular, Al Jefferson, lesionado en el pie izquierdo, se hizo sentir al final en el juego de los Bobcats, que tampoco tuvieron su mejor control del balón al perderlo 16 veces por sólo ocho de los Heat.

El base Kemba Walker se encargó de liderar el ataque de los Bobcats, al conseguir 29 puntos, cinco asistencias, cinco rebotes, poner tres tapones, recuperar dos balones y perder cinco.

Sin Jefferson en el campo, el ataque de los Bobcats recibió el apoyo de los escoltas reservas Gary Neal, que anotó 16 puntos, y Chris Douglas-Roberts llegó a los 14 tantos.

De Bobcats a Hornets

La derrota dejó a los Bobcats sin triunfos en la competición de la fase final a la que llegaron por primera vez desde el 2008, y cerraron un era en su historia, ya que a partir de la próxima temporada se volverán a llamar los Hornets de Charlotte, su nombre original de nueva franquicia, en 1988.

Los Bobcats no llegaban a la fase final desde 2008A partir de la temporada del 2002 dejaron la sede de Charlotte y se fueron a la de Nueva Orleáns, donde hasta la pasada temporada llevaron el nombre de los Hornets, mientras que en la temporada que acaba de concluir cambiaron por los Pelicans.

El equipo propiedad del legendario Michael Jordan recupera el nombre original de los Hornets de Charlotte a partir de la próxima temporada.

El escándalo de racismo, que se ha generado con los supuestos comentarios contra los jugadores negros que hizo el dueño de Los Ángeles Clippers, Donald Sterling, estuvo presente en el partido, después que los jugadores de los Heat salieron al calentamiento con unas camisetas blancas y las palabras en negro de "White Hot", que se quitaron de inmediato y las tiraron al suelo.

Los jugadores de los Heat encabezados por James, que fue el primer crítico de los supuestos comentarios racistas hechos por Sterling, dijo que la acción la hicieron en apoyo a los jugadores de los Clippers.