Kees Koolen
El millonario holandés Kees Koolen, fundador de booking.com, responsable de la sanción a Carlos Sainz en el Dakar. AGENCIAS

El millonario holandés Kees Koolen, fundador del portal booking.com, no está conforme con la sanción de 10 minutos que le ha impuesto el Dakar a Carlos Sainz por el incidente que ambos protagonizaron en la séptima etapa y ha amenazado con presentar una denuncia contra el piloto madrileño.

Soy un hombre de negocios y tengo acceso a muy buenos abogados"Todo el mundo sabe que soy un hombre de negocios y que tengo acceso a muy buenos abogados, quizás los mejores del mundo. Si no le imponen sanciones serias, tomaré medidas cuando llegue a casa y presentaré una denuncia criminal", ha afirmado Koolen en declaraciones que recoge el portal 'Motorsport'.

Koolen considera insuficiente la sanción de 10 minutos a Sainz y asegura que el español estuvo a punto de matarle en aquel incidente. "Dice que no me golpeó, pero se puede ver que mi quad sufrió daños. Tuve mucha suerte", afirma.

"Soy ingeniero mecánico. Le pediré a un ingeniero 3D que lo calcule, pero yo creo que para deformar así el quad se necesitan 1.500 kilos o tal vez 2.000. Preguntaré a expertos técnicos porque guardo las piezas dañadas. Pensaba  que alguien me las robaría durante la noche para no poder probarlo, pero las conservo", insiste Koolen.

"Creo que si hubiera muerto sería mucho más fácil para Sainz y para Peugeot porque entonces yo no podría hablar", concluye.

Protagonista inesperado del Dakar

Kees Koolen se ha convertido en protagonista inesperado del Dakar por poner en aprietos a Carlos Sainz y Stéphane Peterhansel, las estrellas del rally.

El millonario holandés no es solo el causante de que a Sainz le hayan penalizado con diez minutos, sino que además también motivó, aparentemente de manera involuntaria, el accidente de Peterhansel que le hizo ceder el liderato del rally en favor del español.

Koolen conducía su quad cuando se percató de que Sainz iba a adelantarle, pero asegura que apenas le dio tiempo a reaccionar porque iba a 20 kilómetros por hora y Sainz pasó a más de 150 kilómetros por hora, con lo que, según su versión, le golpeó con el coche en el brazo y dañó su quad, sin que después se detuviera a preguntar cómo estaba.

Sin embargo, Sainz explica que activó el sistema electrónico Sentinel para alertar a Koolen su intención de adelantarlo y que este se apartó a un lado del camino, pero en el momento que lo estaba pasando perdió el control de su quad y volvió al centro, con lo que tuvo que reaccionar rápido para esquivarlo. "Quedó en un susto", según el madrileño.

Los acontecimientos no quedaron ahí, pues Peterhansel venía siguiendo a Sainz a pocos metros de distancia y cuando se encontró con Koolen, supuestamente aún no repuesto del percance con el español, tuvo que esquivarlo y al salirse por el lado izquierdo del camino chocó contra una roca que le destrozó una rueda.

¿Intereses ocultos  de Koolen?

La protesta de Koolen contra Sainz rompió la tranquilidad que siempre caracteriza a Bruno Famin, director del equipo Peugeot, que dejó entrever sus sospechas por el comportamiento del holandés, involucrado en sendos incidentes con los dos Peugeot que lideran el rally. "Muy raro, ¿no?", comentó Famin.

Más leña al fuego echó el piloto argentino Orlando Terranova (Mini), quien acusó a Koolen de tener "intereses cruzados" por ser accionista de Overdrive, principal patrocinador del equipo de Toyota en el Dakar, que es el gran rival de Peugeot para ganar esta edición del rally.

Preguntado por este aspecto, Koolen reconoció que tiene inversiones en una compañía que su vez es accionista de Overdrive, "como lo es de otras diez o veinte empresas que están presentes en este campamento" del Dakar.