El PSG se encomienda definitivamente a sus ultras para intentar la remontada ante el Real Madrid.

El equipo parisino fue recibido la pasada noche por un centenar de violentos profiriendo insultos a la entidad merengue, que buscará certificar su clasificación para cuartos tras haber ganado en la ida en el Bernabéu (3-1).

Con insultos, multitud de bengalas y con una gran pancarta en la que se podía leer "Puta Madrid", los seguidores radicales del PSG animaron a los de Emery.

Además, jugadores omo Trapp, Rabiot, Kurzawa, Areola o Kimpembe salieron a las puertas del hotel a apoyar y saludar a los ultras, con los que se mezclaron.