Bale y Zidane
Gareth Bale y Zinedine Zidane. EFE

Toda la temporada del Real Madrid pasa por el partido de de París (20.45 horas, Antena 3). El 3-1 logrado en la ida es buen resultado, sin duda, pero algo engañoso, pues un par de goles del PSG dejan fuera de la Champions a los blancos y convierten su temporada en un auténtico desastre.

Nunca antes, desde la llegada de Zidane al banquillo blanco, había habido tantas dudas con respecto al ‘11’ que presentaría el conjunto blanco en un partido de la máxima importancia. Hasta ahora, el debate nunca había ido más allá de su debía jugar Gareth Bale o Isco, o una sorpresa de última hora como la elección de Kovacic en alguna ocasión, nunca más allá.

Para el partido del Parque de los Príncipes  adivinar la alineación es más que complicado. Otras veces, las propias rotaciones del técnico galo daban una pista, pero esta vez parece haber jugado al despiste. En el último partido ante el Getafe, jugó la BBC, y los que descansaron fueron hombres como Lucas Vázquez (ni un solo minuto), Marco Asensio o Mateo Kovacic.

Y es que las lesiones han trastocado los planes de Zizou. Marcelo ya jugó este fin de semana y salvo sorpresa será titular en París, pero más dudas hay en torno a los dos motores del equipo, Toni Kroos y Luka Modric. Ambos llevan varios partidos sin vestirse de corto, y pese a que han entrado en la convocatoria, hay muchas dudas sobre su estado físico. Zidane podría arriesgar y alinearlos junto a Isco, con Cristiano y Benzema arriba, pero el riesgo es muy, muy elevado. La opción de la BBC en ataque, con Isco o alguno de los dos ‘tocados’ empezando en el banquillo, sería la más atrevida, y quizás por ello la menos probable, pues no necesita el Real Madrid un resultado a favor debido a la renta del encuentro del Santiago Bernabéu.

La sorpresa podria llegar con los jugadores que mejor rendimiento están dando últimamente. Marco Asensio dinamitó el partido de ida, y se ha ganado minutos en París con su rendimiento reciente, mientras que Lucas Vázquez garantiza desborde en las bandas y trabajo en defensa.

Más claras parecen las cosas en el Paris Saint-Germain. El sustituto de Neymar será un viejo conocido del madridismo, Ángel di María, que jugará en la banda derecha y desplazará a Mbappé a la izquierda. En el medio, Motta parece que ocupará el lugar de Lo Celso, que estuvo gris en el Bernabéu, y Thiago Silva volverá al centro de la zaga. Emery apostará por la veteranía para un choque que necesita a jugadores muy curtidos y que es clave en el futuro de ambas equipos no solo en Champions sino en el largo plazo.