Los malos resultados del Mallorca, que encadena cuatro derrotas consecutivas en Liga, han acabado con la destitución de su entrenador, Joaquín Caparros.

La decisión, que ha sido tomada y comunicada al sevillano este lunes por la mañana, se produce un día después de la derrota del conjunto balear ante la Real Sociedad.

El Mallorca es antepenúltimo en la clasificación de la Liga con 17 puntos, a cuatro de los puesto de salvación.

Necesitamos tener un revulsivo Lorenzo Serra Ferrer, máximo accionista y director deportivo del Mallorca, ha anunciado en una conferencia de prensa por la tarde que ambas partes han llegado a un acuerdo para la rescisión del contrato de Caparrós, que también compareció ante los medios.

"Es muy complicado dar esta noticia, pero necesitamos tener un revulsivo para lo que queda de competición y para tratar de asegurar la permanencia", dijo Serra Ferrer. Joaquín Caparrós dijo que se marcha "muy dolido", pero precisó que tanto Serrar Ferrer como los jugadores lo han apoyado hasta el final.

"Creo que era el momento. La ventaja que tenemos es que el máximo accionista pertenece al fútbol. Por desgracia, los equipos no están dirigidos por gente del Fútbol. Ahora todo el mundo tiene que apretar para que el Mallorca se lleve los tres puntos el sábado", indicó el técnico.