Joane Somarriba: "La medalla de plata me sabe a oro"

La española, que se retira tras el Mundial, puso fin a su carrera deportiva con una medalla de plata en el Campeonato del Mundo de contrarreloj que se disputó sobre un circuito de 21,9 kilómetros en la Casa de Campo de Madrid.
La ciclista Joane Somarriba, durante la contrarreloj femenina de los Mundiales de Ciclismo 2005
La ciclista Joane Somarriba, durante la contrarreloj femenina de los Mundiales de Ciclismo 2005
EFE

"Una medalla en casa sabe muy bien y esta plata me sabe a oro, las participantes que hay aquí son las mejores, en un mundial femenino el listón siempre está muy alto y en Madrid ha habido mucha afluencia. Me llena mucho esta medalla porque sabía que era muy difícil subir al podio", añadió.

"Ha sido una carrera muy especial, pero he subido mucho desde la salida, durante los 22 kilómetros. Había que darlo todo y no descuidarse en ningún momento. Quizás en la segunda parte he tomado demasiadas precauciones en las bajadas, pero he dado todo lo que tenía y estoy muy satisfecha", comentó.

A la vizcaína no le gustaba demasiado el circuito y durante la carrera se le hizo más duro de lo que esperaba. "El circuito se me ha hecho duro, durante los entrenamientos no parecía tanto, pero es de fuerza, de mover tranca y había que manejar constantemente los cambios. No era el que mejor me iba. Los repechos eran de mover mucho desarrollo y se ha hecho más duro de lo que pensaba entrenando", dijo.

Somarriba, campeona del mundo en 2003 en los campeonatos de Hamilton, se retira de la competición oficial y asegura que la plata conseguida hoy no le hace cambiar de opinión.

"Era el último esfuerzo sobre la bicicleta de contrarreloj, ahora me quiero dedicar a otras cosas", puntualizó.

Concluyó confesando que los Juegos Olímpicos son lo que le falta por hacer en su carrera profesional. "Los Juegos son una espinita que tengo clavada, se me atravesaron desde el principio, pero me siento muy realizada como ciclista", concluyó.

El oro, para Karin Thurig

El tiempo de la suiza Karin Thurig, que ganó el oro, fue de 28.51, seis segundos menos que la española. El bronce fue para la estadounidense Krintin Armstrong, a 39 segundos de la vencedora.

Fueron cinco segundos que le apartaron a Somarriba para conseguir su objetivo en la temporada, en la que colgará la bicicleta.

Un mundial que le deja con un sabor agridulce, ya que la plata le sabe a poco y el "arco iris" lo tuvo muy cerca, como lo demuestran las diferencias entre la dos primeras con el resto.

Somarriba, en el punto intermedio, a mitad de carrera marcaba el mejor tiempo, con 14:52 minutos, en la parte más suave. Un comienzo un tanto explosivo y que termino pasándole factura en la segunda mitad, ya que, aunque se empleó a fondo, la suiza reguló bastante mejor.

Por ese punto intermedio, Thürig, que conocía todas las referencias, presentaba sus credenciales al "arco iris" al superar a su más directa rival en un segundo, un crono que le dio alas para afrontar la segunda parte de la prueba sin mayores agobios.

Así una crono que pasara a la historia de los mundiales al ser una de las más igualadas con dos corredoras que fueron muy superiores la joven Thürig y la veterana Somarriba.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento