Lay
Lay, jugador del Isla Cristina FC. TWITTER ISLA CRISTINA FC

El Isla Cristina denunció este domingo los insultos racistas dirigidos a su jugador Lay durante el partido en el campo del Estrella San Agustín, de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), que propiciaron las expulsiones de su técnico, Francis Acosta, y del futbolista Alonso Rodríguez al salir en defensa de su compañero.

Durante este encuentro de la División de Honor Andaluza, que acabó 0-2 para los onubenses, a Lay le llamaron de forma reiterada desde las gradas "negro de mierda", ante lo que el futbolista del Isla Cristina acabó muy afectado y llorando en el vestuario, aseguró en las redes sociales el club isleño.

"Ver a un tío de 23 años y cerca de 2 metros llorando por que le dicen negro de mierda es muy triste", dijo la entidad onubense, que dijo además las expulsiones del jugador Alonso Rodríguez y del técnico Francis Acosta por protestar ante el árbitro por lo que estaba sucediendo y "dar la cara por él".

A pesar de ganar el partido, indicó el Isla Cristina, "lo políticamente correcto es callar y dejarlas venir, pero nos puede la honestidad y la verdad", tras lo que clara su postura ante los insultos contra su jugador: "no somos un club, ni un equipo, ni siquiera una familia: somos una puta manada que mataremos por cualquier miembro!!. Por ti Lay".

El futbolista Cristian Carballo comentó en su perfil de Twitter que es "duro llegar al vestuario y ver llorar a un compañero por insultos racistas desde la grada"."Que en pleno siglo XXI sigan ocurriendo este tipo de altercados es muy lamentable. Espero que haya sanción para estos individuos", añadió.

Otro compañero, Quini Casanova, indicó que "es la primera vez" vive un episodio de este tipo y espera "que sea la última", tras ver a su "compañero llorando en el vestuario hundido por los insultos"", e insistió en que confía en que "se tomen medidas al respecto para que no vuelva a pasar y estas personas no vuelvan a pisar un campo de fútbol en su vida".

A pesar de lo ocurrido, el Isla Cristina CF dio las gracias al Estrella San Agustín "por el trato recibido" y le deseó "mucha suerte en adelante", porque "imbéciles, estúpidos y gilipollas hay en todas partes".