Andrés Iniesta
Andrés Iniesta, jugador del Barça, en rueda de prensa. EFE

El jugador del FC Barcelona Andrés Iniesta ha asegurado que es "más feliz que nunca" en el club blaugrana, se ha mostrado satisfecho con este inicio triunfal de temporada y ha reconocido que su renovación va siguiendo los pasos adecuados, porque tanto él como el club quieren "llegar al acuerdo". En este sentido, el jugador asegura que no se trata de una "guerra" entre ambas partes, sino un proceso "normal", pese a que se alargue quizá más de lo esperado.

"No es una guerra Barça contra Iniesta: todos queremos lo mismo y vamos a llegar a ese acuerdo. No hay ninguna complicación", afirmó Iniesta en una rueda de prensa. "Como aquí no estaré en ningún sitio, tengo 29 años y por delante tengo años muy buenos para seguir rindiendo al mejor nivel y hacerlo aquí, no veo otra visión", añadió.

En este sentido, el genio de Fuentealbilla apuntó que no puede controlar las informaciones u opiniones ajenas, que pueden gustar "más o menos", pero tiene claro lo que quiere. "Puedo decir, y lo he dicho muchas veces, que mi deseo e ilusión es acabar aquí, la intención del club es la misma, y a partir de ahí todo está teniendo su curso y normalidad, no hay nada raro", insistió.

Además, afirmó que no busca dinero, ni reconocimiento público, sino real y futbolístico. "No es ni segundo, ni tercero ni cuarto, no hay enumeración. Lo que quiero es que el club sienta lo mismo que yo, ahí está todo. El club quiere que esté aquí, yo también, no hay más lecturas. No es cuestión de dinero o ser el cuarto o quinto, es una ilusión que tengo y me motiva que me quedan años muy buenos para seguir mejorando y creciendo, la gente me quiere y me respeta y para mí es fundamental. Me han visto crecer desde los 12 años y ojalá les pueda dedicar mi carrera a ellos", explicó.

"Más feliz que nunca"

"A día de hoy estoy muy feliz, más que nunca diría. Lo importante es que todos participemos, nos sintamos útiles, porque es una cuestión de equipo", sostuvo el futbolista. Y aunque reconoció que "a nadie le gusta" no jugar, "hay que aceptarlo, porque hay un entrenador que decide y quiere el bien del equipo", argumentó sobre las rotaciones de Marino que lo han llevado a ser suplente o no acabar los partidos. Y añadió: "Los jugadores pensamos en nosotros y el entrenador en todos".

No se pueden controlar las informaciones u opiniones ajenas

En ese sentido, aseguró que esta circunstancia no ha influido en su juego. "Si las cosas salen mejor o peor no es por eso. Si quisiera marcharme, tendría la cabeza en otro sitio, pero no es el caso. Yo intento seguir entrenado y cuidándome bien, mejorar, y es mi única mentalidad", reiteró.

En cuanto a su estado de forma, aseguró que entiende que lo normal es coger forma poco a poco: "Hasta que la máquina se pone fina, todo cuesta". Pero matizó: "El año acaba de empezar, la ilusión y ganas de hacer un año mejor siguen intactas".