Jesé Rodríguez jugando con el PSG
Jesé Rodríguez jugando con el PSG PSG

La carrera de Jesé Rodríguez ha dado un giro totalmente inesperado desde que sus primeros pasos con el primer equipo del Real Madrid le situasen como una auténtica estrella en potencia. Con Carlo Ancelotti en el banquillo, en la temporada 2013/2014, el canterano blanco se mostró como un futbolista que iba a dar mucho que hablar en el futuro, pero las cosas se torcieron hasta desembocar en una situación totalmente inesperada.

La jugada que lo cambió todo tuvo lugar el 18 de marzo de 2014. Corrían sólo siete minutos del encuentro que el Real Madrid jugaba frente al Schalke 04, correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones. Un partido, por cierto, que llegaba con la eliminatoria ya resuelta después del 1-6 conseguido por el conjunto blanco en el encuentro de ida. Un choque con Kolasinac le provocó una grave lesión de rodilla que lastró su progresión.

Jesé se mantuvo tres temporadas más en el Real Madrid, pero con un papel residual -catorce partidos de liga como titular en ese lapso de tiempo-, lo que le llevó a tomar la decisión de fichar por el PSG en el verano de 2016. En el equipo de Unai Emery apenas tuvo protagonismo, y después de seis meses delicados salió cedido en dos ocasiones; primero a Las Palmas, y el curso siguiente al Stoke City.

Para este verano las cosas no pintaban bien de cara a su futuro en el equipo parisino. Los puestos de ataque están reservados para Mbappé, Neymar y Cavani, y hay opciones de calidad para entrar en la rotación como Draxler y Di María. Esto ha derivado en su no inscripción para la Liga de Campeones -merece la pena puntualizar que Choupo-Moting, recién fichado este verano, sí está, y es un jugador que llega para cumplir un rol parecido al del canario-, lo que sumado a su fichaje frustrado por el Nantes el último día de mercado, equipo con el que había llegado a un acuerdo, confirma el hundimiento de la carrera de un jugador que estaba llamado a dominar el fútbol mundial.