Hamilton
Hamilton tras conseguir la victoria en Alemania (Agencias).

Lewis Hamilton cree que es normal su impopularidad entre sus compañeros pilotos es normal, porque "a nadie le gusta perder".

En declaraciones que reproduce The Times, el británico dice que esto le había pasado desde su época en los karts y que era inevitable, fruto de su espectacular éxito.

"Realmente no me molesta, para ser honesto. Ha formado parte de mi vida desde que mi primer año en las carreras. No significa que no le guste a la gente, es que a nadie le gusta perder. A mi no me gusta perder".

 "Menos presión"

Además, el campeón más joven de la F-1, ha analizado cómo será el 2009 y cómo manejará los nervios. "Siento menos presión. He ganado el campeonato en el segundo año pero hay mucho más por venir".

Y sentencia con una frase: "Puedo hacerlo mejor".