Guardiola
Guardiola, en la banda. EFE

El entrenador del Manchester City Pep Guardiola se mantiene firme en su defensa a los Jordis y los políticos encarcelados.

Por eso, y en señal de apoyo, volvió a lucir un lazo amarillo, esta vez contra el United de Mourinho, que criticó esta decisión, al ser una reivindicación política, y ponía en duda si estaba permitida en el reglamento de la Premier League.

"Si la UEFA, la FIFA o la Premier me quieren sancionar por llevar el lazo amarillo, adelante", dijo.

"Pero ellos, especialmente los Jordis, están en la cárcel. Solo pedía votar, no lo olvidéis. Lo llevo especialmente por dos personas que defendieron algo como votar. Para estar en prisión hay que hacer algo grave y ellos han estado más de 60 días en la cárcel", se explicó el de Sampedor.