Guardiola, en el palco del Etihad Stadium.
Guardiola, en el palco del Etihad Stadium. EFE

El Manchester City ha protagonizado la que ha sido sin duda la gran sorpresa de la jornada de la Liga de Campeones, después de perder en casa frente al Olympique de Lyon, confirmándose las dudas que sigue dejando el técnico español en esta competición, que desde que salió del Barcelona no ha conseguido rendir como cabía esperar.

El estreno del conjunto skyblue no ha podido ser más decepcionante, después de caer contra todo pronóstico frente al Olympique de Lyon en el Etihad Stadium por 1-2. Es cierto que la calidad del campeón inglés le hace favorito en el grupo (los otros dos equipos son Shakhtar Donetsk y Hoffenheim), pero empezar a contracorriente le deja en situación delicada.

Mourinho, la cara

El Manchester United sí ha conseguido estrenarse con victoria en esta edición de la Liga de Campeones, después de ganar al Young Boys por 0-3 a domicilio, gracias a los tantos de Pogba -que marcó en dos ocasiones- y de Martial, también a pase del francés.

En el día a día Guardiola se está imponiendo, pero después de las eliminaciones en las últimas dos temporadas del Manchester City y de este mal arranque, y de que Mourinho en el Manchester United, aunque fuera una competición menor, consiguiera levantar la Europa League, el rendimiento europeo está siendo también objeto de disputa entre las dos mitades de Manchester.