Tras vencer el Tour de Francia de 2007, el Giro de Italia 2008

Contador celebra el triunfo del Giro. (LA 2)
Contador celebra el triunfo del Giro. (LA 2)
EFE

Alberto Contador se proclamó ganador de un Giro que concluyó este domingo en Milán con una contrarreloj de 28,5 kilómetros en la que el madrileño disipó las dudas y la mala suerte no le acompañó. Llegaba Contador con cuatro segundos de margen sobre el combativo Riccardo Riccò (Saunier Duval-Scott) y desde Italia, de manera inevitable, se especulaba con la posibilidad de un mal día.

Pero Contador, que en todas las crono fue mejor que Riccò, no dejó volar las imaginaciones.

En el primer paso intermedio, en el kilómetro 10,9, el de Astaná superaba en 55 segundos a su rival. Una renta que se ajustaba a lo visto sobre la bici: Contador, acoplado sobre su montura y con un pedaleo ágil y redondo. Riccó, más nervioso y demostrando que esta especialidad no es la suya.

Contador, que llegó al Giro sin ningún tipo de preparación

Otro que tiene motivos para sonreír es Marzio Bruseghin. El veterano corredor del Lampre, un turbodiésel que durante toda su carrera ha sido un gregario de excepción para corredores con más cartel, se ganó el tercer cajón del podio por dos segundos ante Franco Pellizotti (Liquigas). Un premio para un ciclista que ejemplifica la modestia y con una bonita historia detrás: cría burros en su granja, su pequeño templo.

La etapa fue para Marco Pinotti. El italiano le dio su cuarto éxito parcial al High Road, el antiguo T-Mobile que corre sin anunciar nada, pero que ha demostrado en esta edición de la carrera rosa su "rentabilidad". Y el mérito, para Alberto Contador, que llegó al Giro sin ningún tipo de preparación, desconociendo los puertos de Italia o la forma de correr tan intensa en el país transalpino. Una ignorancia, bien entendida, que realzan la importancia del triunfo de Contador.

15 años después, otro que gana

Desde que hace 15 años Miguel Induráin lograse la segunda de sus dos victorias (1992 y 1993), ningún español había ganado la ronda italiana. Es más, Contador es el segundo ciclista español que logra subir a lo más alto en el podio de Milán.

Desde 1996, cuando ganó el ruso Pavel Tonkov (un hombre que desarrolló su carrera en Italia), ningún ciclista que no fuese italiano había subido al primer puesto. Hubo que esperar 32 ediciones para que un corredor extranjero venciese en la general del Giro: el suizo Hugo Koblet, en 1950.

El corredor de Pinto no sólo ha sido el decimotercer español que se viste de rosa, sino que también es el decimotercer ciclista de toda la historia que ha logrado vencer el Tour y el Giro.En septiembre, cuando dispute la Vuelta, aspirará a la triple corona: triunfar en las tres grandes (Vuelta, Giro y Tour). Sólo ha disputado tres grandes, dos Tour y un Giro, pero ya ha ganado dos. Desde hoy, el ciclismo español es un poco más rosa.

El lado más rosa de Alberto Contador

Mostrar comentarios

Códigos Descuento