Vivos, sí, pero con 'Kobe-dependencia'

Gasol celebra una canasta ante la mirada del 'celtic' Kendrick Perkins. (Lucy Nicholson / Reuters).
Gasol celebra una canasta ante la mirada del 'celtic' Kendrick Perkins. (Lucy Nicholson / Reuters).
Lucy Nicholson / Reuters

Con más oficio que brillantez, Los Angeles Lakers han logrado un triunfo de lo más sufrido ante los Celtics (87-81) que permite a los angelinos seguir vivos en la final de la NBA. 2-1 en la serie para Boston que ha tenido esta noche contra las cuerdas a los de Hollywood en un partido horrible. Sin duda, el peor choque de lo que llevamos de final.

Pocos jugadores se salvan. El mejor, hoy era el día, fue Kobe Bryant que lideró el juego de los suyos con 36 puntos que destrozaron las canasta visitante. El escolta rayó a gran nivel y fue el hombre sobre el que giró todo el juego de su equipo. Eso sí, preocupa la 'Kobedependencia'. Sin el estadounidense, el partido de hoy se lo hubieran llevado los Celtics.

Junto a Bryant no estuvo Pau Gasol que cada vez se le nota más pesado y cansado en sus actuaciones. Sólo dos puntos en la primera parte (de dos tiros libres) que aumentaron a nueve al acabar el encuentro. Tres aciertos de nueve tiros canasta. Y otros tres de ocho intentos desde la línea de personal. Pobre bagaje para el español que salvó su actuación con sus 12 rebotes, nueve de ellos defensivos, que desvelan su buen hacer sobre la pintura.

Sin Gasol en pleno rendimiento y con Odom también fuera de lugar (sólo 4 puntos), fue el esloveno Shasha Vujacic el que rescató a los Lakers del bostezo. Sus 20 puntos, muchos de ellos en momentos clave del partido, fueron vitales para que el Staples Center creyera en la victoria. El reserva fue hoy un secundario de lujo.

Sólo Allen en los Celtics

Pero si los Lakers salvaron el partido fue porque los Celtics tampoco estuvieron hoy en su mejor versión. Con menos presión que su rival, los 'verdes' dejaron llevar la iniciativa a los Lakers y jugaron siempre con desventajas que nunca llegaron a asustar. Así, metían el miedo en el cuerpo a los angelinos que vieron en muchos momentos que era posible un 3-0 en la final que hubiera podido ser definitivo.

Por Boston destacó Ray Allen con sus 25 puntos. Fue la referencia ofensiva del equipo ante un desconocido Kevin Garnett (13 puntos y 12 rebotes para el aprobado) y un tocado Paul Pierce (sólo 6 puntos) que prefirió no arriesgar con su maltrecha rodilla. Así se planteó un Allen vs Lakers que era demasiado para la estrella 'celtic'.

La mejor noticia del partido fue, por tanto, el triunfo de los Lakers que acortan distancias en la final. El jueves, nueva cita en el Staples que espera ver otra victoria y, si es posible, mejor baloncesto.

Ficha técnica:

87 - Los Ángeles Lakers (20+23+17+27): Fisher (6), Bryant (36), Radmanovic (3), Odom (4), Gasol (9) -cinco inicial-, Ariza (4), Farmar (5), Walton (-), Vujacic (20) y Turiaf (-).

81 - Boston Celtics (20+17+25+19): Rondo (8), Allen (25), Pierce (6), Perkins (8), Garnett (13) -cinco inicial-, Cassell (2), Posey (9), Brown (3), House (6) y Powe (1).

Árbitros: Salvatore, Crawford y Wunderlich. Sin expulsados. Pitaron técnicas a Farmar Bryant y Brown.

Incidencias: Final de la NBA. Tercer partido, disputado en el Staples Center de Los Ángeles, ante 18.997 espectadores. Lleno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento