La jugadora del Sheffield United, Sophie Jones
La jugadora, en un entrenamiento con su ya exequipo. The FA

La futbolista inglesa Sophie Jones ha decidido colgar las botas tras la polémica por sus insultos racistas a una rival. La jugadora fue suspendida por este incidente, que también le costó la rescisión de su contrato por parte del Sheffield United.

Jones fue acusada por la FA de violar dos de reglas sobre el uso de lenguaje abusivo y hacer referencias al origen étnico, el color o la raza de la otra deportista.

El organismo le castigó con cinco partidos de sanción y una multa de 200 libras por emitir "sonidos de mono" ante Renee Hector, jugadora del Tottenham que publicó un tuit sobre el “vergonzoso ataque racista”.

Tras protagonizar esta polémica y quedarse sin equipo, Jones no cree que pueda encontrar otro club que confíe en ella, por lo que ha optado por dejar el fútbol "con todo el pesar de mi corazón”. La jugadora lamenta que no se ve “capaz de seguir jugando y jugar en una organización que no confía en mí".